El castillo Vogelod


A través del espejo (The Dark Mirror) 1946

Dos hermanas gemelas son sospechosas de haber cometido un asesinato, pero la policía no puede saber quien de ellas ha sido. Un psiquiatra las estudia, averigua que una de ellas es una paranoica peligrosa, y termina enamorándose de la otra.

De International Pictures, es un thriller protagonizado por partida doble por Oliva de Havilland, que hace el doble papel de gemela. Dirigida por Robert Siodmak, alemán emigrado a Hollywood, que en Alemania hizo el retrato del Berlín prehitleriano con actores noveles Hombres del domingo (1930) dirigido con su hermano Curt Siodmak, Edgar G. Ulmer y Fred Zinnemann. Ya en Hollywood haría, entre otras muchas, El hijo de Dracula (1943), con Lon Chaney Jr., como Drácula, producción perteneciente al ciclo de monstruos de Universal.

A través del espejo A través del espejo

Se juega con la idea de que el espectador no sepa bien quien es quien de las hermanas, ambas interpretadas por Olivia de Havilland, pero creo que está bastante claro quien es la perversa y quien la buena. La teoría psicoanalista se basa en las distintas personalidades de cada una, pero no existe ningún obstáculo visual para que no podamos indentificarlas. Esta parte psicoanalítica sólo es poco más que decoración superficial, un relleno de toque intelectual llamado "profundidad psicoanalítica" que no existe y no rellena nada, al contrario, hace evidente el vacío intelectual y médico de toda la historia, porque el psicoanálisis se resume en las cartulinas con manchas y el detector de mentiras que usa el doctor. Ese vacío intelectual referente al psicoanalisis es muy propio de Hollywood pero para película con profundidad psicoanalítica existen otras como la europea Secretos de un alma (1926) de Pabst.

Thomas Mitchell Olivia de Havilland

Olivia de Havilland hace un gran papel pero a veces la historia parece demasiado ficticia. Hay una escena de ella increiblemente bizarra, cuando una de las hermanas (ambas Havilland) están durmiendo y una de ellas quiere volver loca a la otra. La situación apenas es importante ni relevante para la película, pero muestra como actua la perversa, acechando para fastidiar a su hermana dormida y le lanza fogonazos de flash a la hermana que duerme para que crea que son alucinaciones suyas y que no está bien de la cabeza.

Olivia de Havilland era buena actriz que hizo grandes películas, como La heredera (1949) o las que hizo con Errol Flynn. La historia de Vladimir Pozner recibió una nominación a los Oscar.

Junto a Olivia de Havilland, el doctor es Lew Ayres, que en esta ocasión tiene un aire a Tom Conway en La mujer pantera (1942), ambos eran psiquiatras y no hay por qué desechar la intención de que se parezcan. También tiene un aire a Errol Flynn. Olivia de Havilland fue una actriz famosa precisamente por haber trabajado con Errol Flynn en los estudios Warner Bros., en una serie de películas (siete dirigidas por Michael Curtiz y una de Raoul Walsh) que abarcan tanto el western, pirata e históricas, o en solitario también para Warner Bros. Precisamente fue el estudio contra el que Havilland inició un litigio en los años 40 cansada de su contrato y salió no de muy buenas maneras, porque quería hacer otro tipo de actuaciones y tener más libertad contractual.

Mencionar que Lwe Ayres es el soldado protagonista de un gran clásico antibelicista cuyo mensaje pacifista no sirvió de nada, Sin novedad en el frente (1930), sobre los estragos de la Primera Guerra Mundial.

Manchas Lew Ayres

Frente a buenos actores también malos secundarios, como Lester Allen (que murió atropellado en 1949) el actor aqui con la pajarita, el comentario chistoso de un policía muestra una actitud policial más propia de la misma Monogram, y hay cierto aire presuntuoso en toda la película.

El espejo al que hace referencia el título, que en inglés también se hace referencia aunque es más explícito referente al elemento oscuro del profundo subconsciente que implica algo sórdido, una mente criminal, quizás la famosa sombra de Jung, sólamente quiere indicar el reflejo de ser dos hermanas gémelas idénticas, pero con personalidades muy dieferentes, como se ha dicho.

En cuanto al thriller y el misterio del crimen hay ejemplos mejores y con mejores resultados en las dos grandes, Rebeca (1940) y Sospecha (1941), ambas de Alfred Hitchcock y ambas con Joan Fontaine, hermana de Olivia de Havilland. Esta de Siodmak es una película que tiende a estar siempre en la lista de thriller clásicos después de las grandes. Entre ellos Secreto tras la puerta (1947) de Fritz Lang, un thriller psicológico algo complejo con Joan Bennett y Michael Redgrave. Otras dos obras de Lang, donde el antaño duro Edward G. Robinson cae víctima del amor de Joan Bennett, que está en ambas, La mujer del cuadro (1944) y Perversidad (1945), a pesar de ser básicamente cine negro encierra bastante dosis de thriller que podría ir, pero quizás sería algo forzado, en esta lista de thrillers criminales, y no podemos olvidarnos de otro clásico de Alfred Hitchcock, Recuerda... (1945) con Ingrid Bergman y Gregory Peck, menor a los dos mencionadas del gran maestro del género, pero aun así recomendable.

A Richard Long, aquí como un mero figurante, lo veremos en La mansión de los horrores (1959) de William Castle con Vincent Price. El policía que investiga, Thomas Mitchell, fue habitual en clásicos entre ellos Esmeralda, la zíngara (1939) de William Dieterle.

En 1948 Olivia de Havilland tocará de nuevo la locura y será ingresada en un psiquiátrico en el drama psicológico Nido de víboras (1948) de Anatole Litvak, director ucraniano que haría ese mismo año un apabullante thriller como fue Voces de muerte (1948) con Barbara Stanwyck atormentada por oir una conversación telefónica donde se habla de matar a una mujer, ella misma.

Blu-ray

Director: Robert Siodmak. Intérpretes: Olivia de Havilland (Terry / Ruth Collins), Lew Ayres (Dr. Scott Elliott), Thomas Mitchell (Lt. Stevenson), Richard Long (Rusty). Duración aproximada: 85 minutos.