PELÍCULAS


Arabian Nights, una aproximación: el género de Maria Montez

Maria Montez (1912-1951) nació en la Republica Dominicana, hija de un consul, se estableció en EE.UU., en Nueva York, donde trabajó como modelo y decidida a ser actriz logró un contrato con Universal. Su reinado en Hollywood duraría unos 10 años, en los que fue estrella en una serie de películas rodadas en Technicolor que originó el género Arabian Nights, que surgió de la adaptación de la película de Montez Las mil y una noches (1942).

Junto a Montez, estaba John Hall (1915-1979), que era su pareja en pantalla y con el que intervino en seis películas de este género llamado Arabian Nights. La Universal le puso a Montez el sobrenombre de Reina del Technicolor, por razones obvias, daba muy bien en pantalla y siempre salió en un fastuoso Technicolor. Universal tenia costumbre de hacer estas cosas, poner pseudóminos, hizo lo mismo con Aquanneta a la que llamó El volcan venelozano, aunque Acquanetta fuera estadounidense su aspecto exótico era lo importante.

Las mil y una noches La salvaje blanca

Las mil y una noches - La salvaje blanca

Aunque el reinado de Montez no duró mucho tiempo, sólo abarca la década de los años 40, fue un reinado más estable e importante que el de otras, que ni siquiera llegaron a tener trono, la mencionada Acquanetta tuvo protagonismo con la trilogía de la mujer simio de Universal, y también en Tarzán y la mujer leopardo (1946), pero fue una actriz de fama efímera que se diluyó como agua de mayo, o Ramsay Ames, actriz de poco registro que no alcanzó el podium de star de ninguna forma, siendo El fantasma de la momia (1944) lo más relevante que haría y para ambas, la época de los cuarenta significó su auge y caída sin, en realidad, haber alcanzado nada.

Lo contrario de lo que significó Maria Montez, se mantuvo ahí como gran star que era y se puede decir que es una actriz característica de la época dorada de Hollywood con todo el glamour que eso conlleva, la altivez, la belleza, el boato. A pesar de que las películas mencionadas de Acquanetta y Ramsay Ames sean igual de interesantes, o quizás más, para un servidor que las de Maria Montez, eso no significa nada.

John Hall Alí-Babá y los 40 ladrones

Maria Montez Maria Montez

Alí-Babá y los 40 ladrones

Maria Montez fue pues la protagonista de una serie de películas exóticas rodadas en un fastuoso Technicolor que Universal inició con Las mil y una noches, originando el mencionado ciclo de aventuras ambientado en tierras lejanas y exóticas como Arabia, Marruecos, incluso islas del pacífico, un ciclo sin protagonistas fijos que abarcó durante años parte de la producción de Universal, y comenzaron siendo protagonizadas por Maria Montez y su partenaire masculino, el actor John Hall. En Las mil y una noches Hall es Haroun-Al-Baschid, califa de Bagdad que es derrocado por su hermano Kamar (Leif Erickson) y para huir de él se refugia en un circo donde conoce a Scheherazade (Maria Montez), bailarina del circo y de la cual se enamorará y además le ayudará a recuperar el trono. Acquannetta sale haciendo un pequeño papel, Ishya, una chica del harén. La historia no tiene mucho que ver con el cuento original pero fue un éxito total.

Tras ella se hicieron La salvaje blanca (1943), situada en los mares del sur donde Maria Montez es la princesa Tahia y que lógicamente terminará en los brazos de Jon Hall, un pescador de la isla que pesca tiburones. La situación empeora cuando el hermano de la princesa, Tamara (Turhan Bey), se alía con unos aventureros para encontrar un tesoro escondido en la isla. En Alí-Babá y los 40 ladrones (1944), una de las películas más taquilleras de la época, tras la muerte del califa de Bagdad por parte de los invasores mongoles, su hijo Ali Babá (John Hall) es criado por unos ladrones que le ayudarán a recuperar el trono y ademas se enamorará de Amara (Maria Montez), joven que es obligada a casarse con el usurpador Hulagu Khan (Kurt Katch). Una de las chicas es Ramsay Ames.

Alí-Babá y los 40 ladrones La reina de cobra

Alí-Babá y los 40 ladrones - La reina de cobra

En La reina de Cobra (1944), la joven Tollea (María Montez) es raptada antes de casarse y la llevan a una isla dominada por una sacerdotisa que adora a la diosa Cobra. La sacerdotisa es la hermana gemela malvada de Talla. Su prometido, Ramu (John Hall) y Kado (Sabu) acudirán a la isla para rescatarla. También sale Lon Chaney Jr., del lado de los buenos. En Alma zíngara (1944) Maria Montez es Carla, una bailarina de una tribu de zíngaros que en realidad es una condesa. El Barón Tovar (Douglas Bumblille), la descubre y la retiene en contra de su voluntad. Aparece un mensajero (John Hall) que la salvará. En Sudan (1945) la última de la pareja, la princesa Naila (Maria Montez) hereda el reino de su padre cuando cae asesinado. Cuando va tras Herua (Turhan Bey) porque cree que es el responsable de la muerte de su padre, la capturan y la venden como esclava, pero es ayudada por dos ladrones, uno de ellos Merab (John Hall). El actor George Zucco es el malvado Horadef.

John Hall era hijo de una princesa tahitiana que aunque podría parecer que le marcó para hacer este tipo de papeles en tierras exóticas, tuvo la suerte de hacer otras cosas, llegó a ser hombre invisible en el ciclo que la Universal hizo sobre el personaje creado por el escritor inglés H.G. Wells, que se inició en 1933 con El hombre invisible, le siguieron El hombre invisible vuelve (1940) y La mujer invisible (1940).

A estas les sigue las dos últimas de la serie, Invisible Agent (1942) y La venganza del hombre invisible (1944), donde John Hall es el nieto del hombre invisible que, respectívamente, lucha contra los nazis en la Segunda Guerra Mundial y el hombre invisible loco, papeles diferentes en ambas intervenciones, en una de bueno y en la otra de villano, que quedan junto a estas de Maria Montez de lo más destacado de su carrera.

Jon Hall Sabu Turhan Bey

Jon Hall y Sabu en La reina de cobra / Turhan Bey en Alí-Baba y los 40 ladrones

Junto a ellos Turhan Bey (1922-2012) actor austríaco de ascendencia judía que huyó de Austria cuando llegaron los nazis, que se especializó en papeles arabescos u "orientales", ya que aunque austríaco al menos su padre era turco y de ahí sin duda su aspecto. En Las mil y una noches, La salvaje blanca y Alí-Babá y los 40 ladrones acompaña a la pareja protagonista.

Sabu (1924-1963), un actor indio, es el otro partícipe en estas aventuras junto a Maria Montez. Saltó a la fama de la mano de varias producciones de Alexander Korda que el tiempo ha convertido en auténticos clásicos de la aventura y la fantasía, en 1937, Sabu-Toomai, el de los elefantes, donde era un domador de elefantes, tuvo mucho más éxito en El ladrón de Bagdad (1940) donde es Abu, un ladrón que ayuda a un príncipe a recuperar su trono de manos de Jaffar (excelente Conrad Veit). Este gran clásico se convierte en uno de los grandes del cine de aventuras, con efectos especiales increíbles, Rex Ingram es un genio genial, la alfombra voladora, el mundo de fantasía que lo envuelve todo lo hacen una fantasía espectacular.

En El libro de la selva (1942) sería Mowgli, el niño criado con animales en la jungla, la mejor adaptación de la novela de Rudyard Kipling. La fama de Sabu le llevó a los EE.UU., y se unió a Montez y los demás en estas Arabian Nights de la Universal.

El ladrón de Bagdad El ladrón de Bagdad El ladrón de Bagdad

La fastuosa fantasía El ladrón de Bagdad

Las mil y una noches, La salvaje blanca y La reina de Cobra conforman la trilogía de Sabu en su participación con la pareja Maria Montez y John Hall. Con el tiempo su fama se diluyó aunque siguió trabajando, Buenos días, señor Elefante (1952) es una comedia al servicio del italiano Vittorio de Sica y donde es un sultán que le regala un elefante a de Sica, o Il tesoro del Bengala (1953) adaptación de la novela de Emilio Salgari que sigue la estela de aventuras exóticas, esta vez rodada en Italia.

En la inglesa Narciso negro la aventura se cambió a un drama de monjas ambientado en un lugar exótico, el Himalaya, con una Deborah Kerr espléndida, y donde Sabu era un general. Un drama de Michael Powell y Emeric Pressburger que roza el terror puro cuando vemos a una enloquecida Katleen Byron, la hermana Ruth, una monja que pierde la razón, desequilibrada ansiosa de deseo.

La canadiense Yvonne de Carlo (1922-2007) era una guapa mujer que comenzó en papeles sin importancia, entre ellos Youth on Parade (1942) donde estaba Martha O'Driscoll, la enfermera jorobada de La mansión de Dracula (1945) en un papel protagonista, y de Carlo era una simple extra, o en otra del género Arabian Nights, aunque esta vez de humor en la bereber Ruta de Marruecos (1942) (Paramount) donde estaba Dorothy Lamour al lado de Bob Hope y Bing Crosby compartiendo protagonismo (es algo usual en los estudios diversificar el género hasta el más mínimo detalle, el ejemplo más claro las parodias de Abbott y Costello con los monstruos de la Universal).

De Carlo se convertiría en una actriz popular de las pantallas de cine, al nivel de Dorothy Lamour, Merle Obreron o la misma Maria Montez.

Yvonne de Carlo en La esclava del desierto Espectáculo

La esclava del desierto y el despampanante baile

Su despegue definitivo fue con Salomé, la embrujadora' (1945) a pesar del título que podría parecer lo que insinúa (hace alusión al personaje bíblico Salomé, que bailó ante Herodes y luego le pidió, y obtuvo, la cabeza de Juan Bautista) es un western, que la hizo destacar y ya se convirtió en una fija en las pantallas, Scheherezade (1947) fue otro gran trabajo donde Yvonne era una bailarina de cabaret.

En La esclava del desierto (1947) es una esclava que quiere obtener la libertad en otro fastuoso mundo árabe multicolor, Casbah (1948) está junto a Peter Lorre y volvió a ser la princesa Scheherezade en El halcón del desierto (1950) donde es cortejada por un guerrillero (Richard Greene) que lucha contra el príncipe de Teherán, Murad (George Macready). En ella también estaba un primerizo Rock Hudson como un capitán de la guardia - por aquella época Hudson apareció en otra con Yvonne de Carlo, El piel roja (1951), western donde era un cabo de la Unión (helos aquí a los dos) -. Más adelante Hudson sería pareja, esta vez como protagonista, junto a Piper Laurie, de otra Arabian Nights.

La carrera de Yvonne de Carlo abarca westerns (fue la famosa Calamity Jane en 1949) aventuras o de piratas y se extendió hasta finales de los años 90 dando lugar a una ecléctica filmografía tanto de evasión y escapismo como de películas más serias. Ya en declive en los años 60 volvió a la fama en un papel inimaginable, como Lily Munster en la serie de televisión La familia Monster (1964-1966) parodia de los monstruos de Universal.

Lo que hace un papel: Yvonne de Carlo reconoció que el papel la había sacado del ostracismo en que estaba, pero con toda la amplia carrera a sus espaldas con grandes películas, ha quedado como "la abuela" de la serie esa de los Munsters. En fin.

La actriz pelirroja Maureen O'Hara (1920-) aportaba más color extra gracias a su pelo y quedaba especialmente deslumbrante en las producciones a color y en estas no iba a ser menos, fue una princesa en Bagdad (1949) de Charles Lamont junto a un villano turco que no era otro que Vincent Price.

Maureen O'Hara era una actriz que supo guiar bien su carrera, ya fuese por suerte o talento escogió papeles serios y sólidos en su carrera en la cual también se permitía un cine escapista como este, o como Simbad el marino (1947) (RKO), al lado de Douglas Fairbanks Jr. Junto a estas producciones de evasión hizo cosas tan serias como El hombre tranquilo (1952) gran clásico de John Ford, que a pesar de ser comedia está a un nivel considerado "superior", o el drama ¡Qué verde era mi valle! (1941) alejados por completo del concepto de estas Arabian Nights que para qué mentir, no ganarán nunca un premio y puede que ni se estimen siquiera, pero te animan una tarde.

Bagdad Simbad el marino

Bagdad / Simbad el marino

En Los hermanos Barbarroja (1951) Maureen O'Hara era otra princesa árabe donde esta vez estaba Lon Chaney Jr. como Borka Barbarossa. La Universal siguió adjudicando papeles arabescos a su equipo y en los cincuenta le tocó a Piper Laurie y Tony Curtis, en dos producciones donde fueron pareja cinematográfica: Su alteza el ladrón (1951) y Son of Ali Baba (1952). La primera se sitúa en Tanger, en la época en que se podía ir, Curtis es un príncipe destronado criado por ladrones que cuando es mayor quiere recuperar el trono, con la ayuda de Piper Laurie. En la segunda Curtis es el hijo de Ali Baba que quiere impedir que roben el tesoro de su padre ayudado de nuevo por Piper Laurie, y es que ni un ladrón puede estar tranquilo.

Piper Laurie sería muchos años después la madre loca de Carrie en el clásico de Brian de Palma, Carrie (1978), no se sabe si sufrió alguna insolación en el desierto (en realidad el estudio Universal) durante estos años de aventuras. Si fue así o no, al año siguiente volvería, pero esta vez junto a Rock Hudson, en La espada de Damasco (1953) , que fue la última Arabian Nights de Universal: Harun (Rock Hudson) tiene una espada mágica con la que intentará vengarse de los asesinos de su padre. Se enamorará de la princesa Khairuzan (Piper Laurie).

Tony Curtis en Su alteza el ladrón Son of Ali Baba

Su alteza el ladrón / Son of Ali Baba

Rock Hudson en La espada de Damasco La espada de Damasco

La espada de Damasco

Merle Oberon (1911-1979), hizo Noche en el Paraíso (1946), lanzada como una de María Montez pero sin María Montez, lo que se comprende la reputación de Montez que inició un estilo, aunque esta vez se dejaba el exotismo árabe y se iba al mundo griego, eso sí, creado con toda la fastuosidad de coloridos y boato de todas estas Arabian Nights. Merle Oberon, que en esta ocasión estaba acompañada de Turhan Bey, es una princesa que conoce al fabulista Esopo, el mencionado Bey, que está enamorado de ella. Oberon era sobre todo una actriz dramática, como también era Yvonne de Carlo o una Virginia Mayo, pero que no se prodigó en estos papeles fastuosos en Technicolor.

Off topic: Virginia Mayo en El halcón y la flecha Tampoco lo hizo la mencionada Virginia Mayo (1920-2005), otra gran actriz clásica de los años 40 y 50, nunca hizo una Arabian Nights, era actriz de comedia, dramas costumbristas o westerns. Virginia Mayo se las vería con Bob Hope (seguramente la pareja más conocida de Hope fuese Dorothy Lamour) en la comedia La princesa y el pirata (1944) pero en El hidalgo de los mares: Capitan Horacio Hornblower (1951) con Gregoy Peck y El halcón y la flecha(1950), película de aventuras de Jacques Tourneur con Burt Lancaster haciendo un papel parecido al de Robin Hood, Virginia Mayo dejaba la comedia para ponerse a un nivel más serio.

Pocos años después de todo esto, en los mismos 50 se pondría de moda en los estudios hacer películas de historias religiosas de la Biblia que por supuesto no tienen nada que ver con estas Arabian Nights con la excepción, quizás, del Technicolor, pero ni el contexto ni el objetivo último del cine religioso, más serio y en absoluto escapista, tienen nada que ver con una de Arabian Nights.

En una de estas producciones históricas religiosas de la Biblia, en concreto la de Paramount, Los diez mandamientos (1956), rodada por Cecil B. de Mille, la Scheherezade del desierto, la exuberante belleza árabe que fue Yvonne de Carlo es ahora Sephora, la triste mujer de Moisés, en uno de sus grandes papeles junto a todo lo granado del Hollywood más dorado y laureado que se puso al servicio de las grandes epopeyas.

Piper Laurie en La espada de Damasco Merle Oberon en Noche en el Paraíso

Piper Laurie y compañía en el deslumbrante harén de La espada de Damasco, y Merle Oberon en Noche en el Paraíso.


Notas:

(1) Ramsay Ames se podía meter en un grupo formado por Ilona Massey, Martha O'Driscoll o Louise Allbritton, todas intervinientes alguna vez en el ciclo de monstruos de Universal, pero a diferencia de Ames o la misma Acquanetta, eran de lejos verdaderas actrices aunque la de ellas fue una carrera también breve. Si desprenden más o menos encanto es diferente.

(2) La Atlántida María Montez quiso salirse del molde de la serie Arabian Nights e ir diversificándose poco a poco, el mal trato que le dispensaba la Universal, a pesar de ser la actriz más taquillera del estudio, y cansada de no poder hacer otros papeles, la motivaron para irse.

Siguió haciendo buenas películas, como La Atlántida (1949), versión de la novela de Pierre Benont, y que ya había tenido dos versiones, una francesa y otra alemana, realizadas por Georg Wilhelm Pabst en 1932 con Brigitte Helm. Esta vez Antinea es Maria Montez, en el contexto fantástico de dos soldados de la legión extranjera francesa (uno de ellos Jean-Pierre Aumont) que encuentran la Atlántida en el desierto del Sáhara y conocen a su malvada reina Antinea.

Maria Montez como Antinea

La Atlántida

Otro de su filmes, donde repite con Jean-Pierre Aumont, es el drama Hans le marin (1949), con Maria Montez de nuevo como una mujer fatal que termina mal. Hay que mencionar que uno de los primeros papeles de Montez fue en La mujer invisible (1940) de Universal, como extra haciendo de modelo.

Yvonne de Carlo y Maureen O'Hara fueron las sustitutas de Montez en esas fantasías árabes una vez esta lo dejó, y aunque a decir verdad nunca lograron quitarle el trono, afortunadamente cada una tenía su personalidad propia.

(3) Como Capitán de la guardia, hermano y esclavo de Maria Montez, respectívamente. Turhan Bey tiene en su haber unas cuantas participaciones en el género fantástico: en el ciclo de monstruos de Universal su aspecto le facilitó ser un servidor de la momia Kharis en La tumba de la momia (1942) con Lon Chaney Jr.; en La mujer salvaje cautiva (1943) que formaba parte de la trilogía que hizo la Universal de la mujer simio Paula Dupree con Acquanetta, era el narrador; ese mismo año estuvo también en The Mad Ghoul y en Misterio en la ópera (1944) era el prometido de la cantante de ópera y rival de un siniestro Boris Karloff. Para terminar, en The Amazing Mr. X (1948), en realidad cine negro con toques sobrenaturales, era un embaucador que se hacía pasar por vidente.

(4) Bob Hope, Bing Crosby y Dorothy Lamour hicieron para Paramount unas series de comedias musicales románticas, conocidas como Road Pictures, y comprenden: las dirigidas por Hal Walker Ruta de Singapur (1940), Road to Zanzibar (1941), Ruta de Marruecos (1942) y Road to Utopia (1945); Norman Z. McLeod dirigió Camino de Río (1947) y Victor Schertzinger Camino a Bali (1952).

En la última de la serie, Dos frescos en órbita (1962), ya no estaba Dorothy Lamour, siendo sustituida por Joan Collins. Fue dirigida por Norman Panama.

(5) Las películas en común de Rock Hudson e Yvonne de Carlo son: El halcón del desierto (1950), El piel roja (1951), El capitán Panamá (1952) y Los gavilanes del estrecho (1953). Rock Hudson daría el campanazo con Gigante (1956), oscarizada película de George Stevens, acompañado de Elizabeth Taylor y James Dean, en una estupenda historia que cuenta la vida de una familia tejana, y por la cual recibió uno de los Oscares.

(6) Douglas Fairbanks Jr., era hijo de Douglas Fairbanks, una de las grandes estrellas del cine mudo, acróbata y espadachín que sería el ladrón en El ladrón de Bagdad (1924), se puede considerar una Arabian Nights, aunque tintada, además de otros personajes célebres como Robin Hood en Robin de los bosques (1922), del zorro en La marca del Zorro (1920) e incluso de D'Artagnan en Los tres mosqueteros (1921).

Simbad el marino Robin Hood

El ladrón de Bagdad y Robin Hood de Douglas Fairbanks

(7) Grandes actrices de una gran época de hacer cine. La mejor película de Virginia Mayo puede que fuese Los mejores años de nuestra vida (1946), de William Wyler, oscarizada película (recibió 7 Oscars entre ellos a la mejor película) con Dana Andrews como un soldado que vuelve de la Segunda Guerra Mundial. Mayo compartía trabajo además con Myrna Loy, hija de Fu-Manchú (Boris Karloff) en La mascara de Fu-Manchú (1932), con Fredric March, el doctor Jekyll y Mr. Hyde en El hombre y el monstruo (1931) y también con un lisiado auténtico, Harold Russell, marinero que perdió sus dos manos en la guerra y en la película lo vemos con sus manos ortopédicas reales en un gran trabajo dramático, que le hizo ganar un Oscar al mejor actor de reparto. Fredric March lo ganó al mejor actor principal.

Respecto a Merle Oberon, es dificil decir cual sería su mejor película, quizás Cumbres borrascosas (1939), y llegó a ser un objetivo de Jack el destripador en Jack, el destripador (1944) de John Brahm con Laird Cregar como el destripador.

Rex Ingram, genio en El ladrón de Bagdad

Rex Ingram, genio en El ladrón de Bagdad

Bibliografia usada:

-imdb para los datos técnicos y orientación; las películas citadas; mi paciencia.
-Para algunas cosas de Maria Montez, la web sobre Maria Montez, Maria Montez, que además tiene una estupenda biografía de la actriz.
-Ojeando el libro "El cine fantastico y de terror de la Universal", VV.AA., 2000, y leyendo las menciones a Maria Montez, me encendieron la lucecita y la inspiración para hacer alguna cosa sobre las Arabian Nights y Maria Montez, y una cosa llevó a la otra, así que supongo que el libro me ha ayudado a hacerlo también.
-Mis recuerdos de Merle Oberon, Virginia Mayo, Dorothy Lamour, las estupendas comedias de Bob Hope (Bing Crosby en realidad nunca me cayó muy bien) y la sin par Yvonne de Carlo, actrices, películas, que acompañaron mi juventud y madurez. Redescubrir, y pensar, que hoy en día Virginia Mayo parece que nunca existió, ni el gran cómico Bob Hope, ni Dorothy Lamour, ni siquiera King Kong (el auténtico, el que mordía a la gente y la novia huía despavorida, el auténtico King Kong con su verdadero caracter cruel y la novia que no quería serla) actores, actrices, monstruos que te acompañaron durante parte de tu vida, que te siguen acompañando, pero produce una extraña mezcolanza sentimental ver que ya no están ahí, bajo los focos, ni en el punto de mira del espectador, sólo disponibles para quien los busque.
-El verano, más fresco de lo habitual, ha ayudado también.

Creado el 5 agosto, 2014.