El castillo Vogelod


Cine, televisión y video japonés


Páginas: 1 2 3 4


Por cosas como Torihada (2007) uno es fan del terror asiático y sobre todo del J-Horror, sin demonios ni curas de la secta. Una pequeña gran serie de televisión, de 6 episodios de 45 minutos cada uno dirigida y escrita por Kooichiroo Miki. Los episodios de 45 minutos se componen de cuatro o cinco historias, con el leit motiv principal de sucesos extraños criminales, casi nunca paranormal excepto en algún caso aislado, y en otros relativamente, pero siempre terrorifico. Brillante. Además se han hecho dos largometrajes, Torihada: Gekijouban de 2012 y 2014, y algún telefilme.

Beatles, buenas interpretaciones y una mancha que no se quita, combinación que funciona en el horror: Mancha, episodio de la larga franquicia de terror -que se inició en video en 1991 y luego en 1999 en Fuji TV y dura hasta la actualidad- dirigida por Norio Tsuruta como director principal, Honto ni atta Kowai Hanashi, en este caso del año 2003, con Kaori Naomi en el papel principal.

En esta entrega del 2003 vemos más brillantes episodios, en total son cinco, junto al episodio mencionado que es el que abre la entrega, tenemos además:

-Risa de medianoche, donde hay una enfermera fantasma en un hospital. Hiroshi Abe, normnalmente cómico, aquí está muy serio pasándola canutas ante esa enfermera.

-Casa encantada, donde un hombre se muda a una nueva casa y ve el fantasma de un niño. Protagoniza Yusuke Santa Maria.

-Extraña sala, con una paciente y una compañera enferma que la visita. Episodio algo corto que protagoniza Yukie Nakama, tan excelente como siempre. Viene bien recordar que fue el propio director Norio Tsuruta, quien dirige esta franquicia, quien la descubrió para el mundo internacional en Ringu 0: El círculo 0 (2000), donde hacía de Sadako. Hasta el momento se había limitado a la television japonesa y algún largometraje ocasional.

-Propuesta de los muertos, una joven recuerda a un antiguo amor. Me sorprendi al descubrir que posiblemente contiene la mejor escena de amor que haya visto nunca. Protagonizada por Yuka (Reincarnation) y Saito Keita. No es la primera vez que se ven momentos tan emotivos en esta serie de autentico horror, por lo que la convierten en una de las series de terror más completa de todos los tiempos, no sólo de la televisión japonesa. El concepto creativo de la serie está concebido como largometrajes, tiene una calidad cinematográfica y una seriedad impecables. ¡Y todos los años!

Desde luego, Honto ni Atta Kowai Hanashi, da mucho miedo. Con talento se crean joyitas como las que vemos aquí. Señor Tsuruta, chapeau.

Zatoichi at the Fire Festival (1970), una entrega del largo catálogo de películas del samurai ciego interpretado por Shintaro Katsu, en este caso Zatoichi se ve acosado a muerte por miembros de la banda de extorsionadores cuyo jefe es otro ciego. Es muy buena y muy completa, es más, en mi opinión, es magnifica. La música excelente así como las habituales situaciones cotidianas del día a día. Hay escenas brillantes de peleas en un baño público o el trepidante duelo final.

Pues cambiando de tema, no sabía si incluirlo o no, porque la verdad en mi opinión es un tema bastante desagradable y siniestro, pero es la realidad. El documental dirigido por Kazuo Hara, The Emperor's Naked Army Marches On Full, 1987. Un japonés ex combatiente de la Segunda Guerra Mundial investiga la muerte de dos soldados japones fusilados por sus propios compañeros que ocurrió en Nueva Guinea tras terminar la guerra. Demuestra, más bien que descubre, el canibalismo existencial del ejército japonés con sus propios soldados o con los nativos de Nueva Guinea. Si en algo se implica la naturaleza humana para sobrevivir, aquí vemos el auténtico ejemplo extremo. El concepto japonés de enfrentarse a la vida llega aquí a límites insospechados que muchos, entre ellos los mismos japoneses, claramente también se cuestionan.

El documental está en youtube, aquí, The Emperor's Naked Army Marches On Full, Subtitulos en Español. Es externo a esta web, y agradecer al usuario que lo haya subido.

No es la primera vez que se cuenta el canibalismo surgido en la decadencia del ejercito japonés durante la hecatombe final de la Segunda Guerra Mundial en la selva. El mismo Kon Ichikawa lo mostró de forma implacable en Nobi (1959), basada en la novela de Shohei Ooka, que también tiene una adaptación moderna, Nobi (2014), dirigida por Shin'ya Tsukamoto. La diferencia con el documental lógicamente es que en el documental no son actores sino personas que vivieron esos hechos.

Maboroshi Maboroshi no hikari (1995) del japonés Hirokazu Koreeda. Tras perder a su marido una joven y su hijo van a una nueva casa en un pueblo de pescadores. Se rodó en el pueblo de Wajima, prefectura Ishikawa. Es una delicia de película, el transfondo triste y la alegría se entremezclan, logrando, seguramente, una obra maestra.

Tokyo Trash Baby (Tokyo gomi onna, 2000) de Ryuichi Hiroki. La actriz Mami Nakamura (Tomie, Ataru Oikawa, 1998) es una camarera que se lleva la basura de su vecino a su casa para saber más de él, ya que está enamorada. El estilo de dirección de Ryuichi Hiroki suele ser bastante fresco y original, con naturalidad y agilidad en las escenas, esta no es la excepción.

Kaidan Shin mimibukuro (2003-2005). Serie de televisión de terror japonesa producida por BS-i K.K, con el original formato de episodios de cinco minutos de duración en los que el terror paranormal es el protagonista. En Occidente se han publicado en dvd, no todos los episodios, y de forma algo dispersa: en zona 1 se publicaron 60 episodios, bien en forma de pack con el nombre de Tales of Terror from Tokyo and All Over Japan: The Collection o los mismos en forma independiente de cuatro volúmenes bajo el nombre de Tales of Terror from Tokyo: Vol 1, Vol 2, y luego Vol 3 en dos partes.

En zona 2, en UK se publicaron juntos en un pack los dos primeros volúmenes de 33 episodios bajo el nombre de Tales of Terror, con lo que los episodios de que constaba el vol 3 en Europa no se han publicado, y hay que verlos con el inconveniente de ser zona 1. No se si influye en algo, pero estos episodios del vol 3 son ligeramente algo inferiores a la totalidad de los vistos en los dos volumenes anteriores. Inferiores no por malos, algunos son terroríficos, sino referente a que la serie se basa en hechos reales pero en muchos de estos episodios no puede constarse su realidad al tener desenlaces bastante imposibles de contarse. No obstante, es una serie estupenda, original, terrorífica y en general tiene una impresionante calidad.

A lo largo del tiempo la serie ha originado también varios largometrajes o telefilmes varios. En Tales of Terror: Haunted Apartments (Kaidan Shin Mimibukuro: Yûrei manshon, 2005) dirigido por el solvente Akio Yoshida, un padre y su hija adolescente se mudan a un bloque de apartamentos sin saber que está maldito y de que nadie puede irse de esos apartamentos sin sufrir una terrible consecuencia. Muy bien rodada, tiene ritmo, hay encantamientos, terribles fantasmas y también hechos colaterales a lo paranormal, el reparto muy bien, entre ellos el normalmente excelente Mitsuru Fukikoshi (Cold Fish, Sion Sono, 2010) su hija en pantalla Mei Kurokawa, o un anciano actor asiduo de varias producciones famosas del J-horror como es Isao Yatsu.

Música de créditos

Dai kuko (2013), telefilme donde un grupo de personas, entre ellos una familia algo peculiar, que van en avión a Tokio se ven obligados a quedarse en un aeropuerto de tránsito hasta que mejore el tiempo. Tiende a ser una comedia de enredos que da la impresión de que podría ser el piloto de alguna serie que no se ha llevado a cabo y se quedó en telefilme. La dirección está realizada de forma que todo parece la misma secuencia. Y parece que fue así, rodada sin cortes, según las notas que acompañan al telefilme. Es un entretenimiento muy bueno, en el reparto actores importantes de hoy en día en el mundo del espectáculo: Yuko Takeuchi (Creepy, Kiyoshi Kurosawa, 2016), Katsuhisa Namase (Kizoku Tantei, 2017), Teruyuki Kagawa (Creepy, Kiyoshi Kurosawa, 2016), Erika Toda (Yokokuhan, Yoshihiro Nakamura, 2015) o Masahiro Komoto (Rakuen, 2017). En ciertos momentos genial, con un sentido del humor muy bueno.

The Locked Room Murders (Kagi no Kakatta Heya, 2012) serie de misterio de Fuji TV de once episodios en los que se investiga el caso de una extraña muerte en una habitación cerrada. Adaptación de la novela de Yusuke Kishi Kagi no Kakatta Heya. Entre el reparto, Koichi Sato (Rasen), Erika Toda (Death note - La película) y Satoshi Ono, que es cantante y actor. La serie se descubre como una excelente serie a medida que avanzan los episodios, ya lo aventuraba el primero. El tono general es entre divertido y satírico pero también dramático, el leit motiv de resolver un crimen cometido en una habitacion cerrada funciona y mantiene el interés. La banda sonora es excelente y tiene de todo, sobre todo música electrónica, algo de rock y algo de surf. El reparto muy bien. Satoshi Ono hace muy bien su papel de experto en seguridad como robótico, casi como un autista y en el fondo hay algo medio cómico en todo. Erika Sato es una excelente actriz, que puede hacer tanto drama o comedia con mucha facilidad, y tiene una chispa cómica muy ingeniosa. Koichi Sato también tiene un papel entre divertido y serio. El episodio 7 se va a convertir en mi favorito, ocurre en una minka y tiene un ambiente y cierto toque sobrenatural con Erika Toda asustada ante los ruidos nocturnos y ante un retrete tradicional japonés. Seguramente el ambiente nocturno de la minka hace necesario el ambiente sobrenatural.

La espada del inmortal (Mugen no jûnin, 2017) adaptación del correspondiente manga por parte de Takashi Miike, con Takuya Kimura, Hana Sugisaki y Erika Toda.

Kaze no Shounen (2012) telefilme biopic sobre el cantante Ozaki Yutaka, un legendario cantante de Japón de los años 80. Consumidor de drogas y alcohol, pasó por la carcel y murió en circunstancias extrañas, alcoholizado y en la calle, aun no se han descubierto las verdaderas causas de su muerte. Le da vida Narimiya Hiroki (The complex, Hideo Nakata, 2013) y vemos que comenzó muy pronto, de adolescente, grabando discos que iban contra el rígido sistema japonés educativo y social, con un gran talento para componer, pero como todo ídolo autodestructivo, termina perdiendo. Me parece un biopic correcto y respetuoso, aunque en el escabroso tema de las drogas no se entra en profundidad, y queda algo light. Satomi Tezuka (exorcista en The Complex) es la madre.

Yukiguni (1957) de Shirô Toyoda adaptación de la novela País de Nieve de Yasunari Kawabata.

Crest of Betrayal (Chûshingura gaiden: Yotsuya kaidan, 1994) adaptación contando la historia de los 47 Ronin que querían vengar a su señor, dirigida por Kinji Fukasaku, con Kôichi Satô (Rasen, Hideo Nakata,1998).

The Young Boss (Hanagasa wakashu, 1958) con la cantante Hibari Misora en una de sus muchas películas. La cantante es un mito en Japón y una de sus grandes cantantes populares. En la película, ambientada en la época de Edo, dos hermanas gemelas princesas separadas desde pequeña terminarán encontrándose, con las canciones cantadas por supuesto por Hibari Misora. Excepto el contexto cultural, no hay mucha diferencia en los recovecos del argumento entre otros u otras cantantes de la misma época en Occidente.

Yokokuhan (2015) de Yoshihiro Nakamura, una lograda unión de drama social y cine criminal. Un desconocido con un periódico de máscara se anuncia online como justiciero para aquellos que traten mal a los demás. La policía de Tokio, bajo el mando de la inspectora Yoshino, intentarán detenerle. Tanto la banda sonora como el ambiente intensivo criminal ayudan mucho a pasar una gran velada de emociones. Erika Toda, seguramente la inspectora más guapa de todo Tokio, Tôma Ikuta, Ryôhei Suzuki y Gaku Hamada, entre otros, completan el buen reparto.