El castillo Vogelod


Cine, televisión y video japonés


Páginas: 1 2 3 4


Village of Doom (Ushimitsu no mura, 1983). Dirigida por Noboru Tanaka, cuenta una masacre real ocurrida en 1938 en el pueblo agrícola de Tsuyama, de la prefectura de Okayama, donde Mutsuo Toi, un joven con tuberculosis, mató a 30 vecinos en una carnicería nocturna. Según parece, el joven vivía bien con sus vecinos hasta que le diagnosticaron tuberculosis. Entonces comenzaron a rechazarlo e insultarlo, incluso puede que recibiera amenazas de muerte. Además, las mujeres le rechazaban por miedo al contagio. Tanto el afan de venganza como el sentido de supervivencia del joven, que veia que estaba en peligro por las amenazas de sus vecinos, motivaron la masacre.

La masacre de Tsuyama está considerada como una de las más sangrientas de la historia moderna. La película está bien recreada y los intérpretes lo hacen bien. Hay escenas eróticas y de sexo explícito y también escenas sangrientas de la matanza.

The Fallen Angel (Ningen shikkaku, 2010) de Genjiro Arato. La vida bohemia de un dibujante de mangas alcohólico y drogadicto. Es adaptación de la novela Indigno De Ser Humano, escrita por el escritor japonés Osamu Dazai contando cosas de su vida, un escritor de vida complicada y que terminó suicidándose junto a su mujer en 1948. En España curiosamente hay muchas obras publicadas de él por lo que es de esos escritores japoneses que afortunadamente no resultan tan lejanos de pensamiento como pudieran ser otros. Además es un escritor respetado y uno de los mas importantes de la literatura japonesa.

Protagonizada por Tooma Ikuta, junto a Satomi Ishihara o Shinobu Terajima, es una excelente, y elegante producción muy bien ambientada en los años 20 y 30 del siglo pasado, contando sin tapujos la vida dislocada de este dibujante -escritor- de caracter depresivo y que tuvo varios intentos fallidos de suicidio hasta que lo consiguió por última vez.

The Drudgery Train (Kueki ressha, 2012) de Nobuhiro Yamashita, con Atsuko Maeda y un papel alcoholizado de Mirai Moriyama. Adaptación de la novela de Kenta Nishimura y también parece ser algo biográfica. Moriyama es Kanta Kitamachi, un joven con estudios básicos que trabaja de obrero. En el trabajo se hace amigo de Shoji Kusakabe (Kendo Kôra). La afición de Kanta es leer, emborracharse y gastarse el dinero en prostíbulos, por lo que no tiene dinero para pagar el alquiler. Pero también está enamorado de una vendedora de libros (Atsuko Maeda) de la que se hace amigo.

Buena película con el título traducido que podría ser, en este caso, El tren del trabajo penoso. El equivalente en España de los estudios del protagonista sería el título básico de graduado escolar y un trabajo de peón. Japón y España están lejos pero, obviando lo tradicional, son increíblemente parecidos en muchos aspectos. Es decir, lo que siempre hace destacar a Japón es su aspecto tradicional, el natural y muchas veces desconcertante tratamiento del sexo, y la cantidad de obligaciones sociales con los que los educan. Pero estos aspectos no pueden hacer olvidar que en el fondo, el mundo laboral de un tipo de clase media baja en una sociedad occidental u oriental se rige igual en todos los países.

The Mourning Forest (Mogari no mori, 2007) de Naomi Kawase. Esta es de esas películas japonesas en que la publicidad te la fastidia y te quitan las ganas de verla. Tardé un tiempo en verla y cuando la he visto me ha encantado, y logicamente no tenía nada que ver con la publicidad. Coprotagonismo de Machiko Ono (Riarizumu no yado, 2003), una joven que ha perdido un hijo, y de Yôichirô Saitô, un anciano viudo que te va ganando a medida que pasa la pelicula. Maravillosa, el sentimiento natural de la Tierra y del ser humano en toda su profundidad. La directora Naomi Kawase es muy de actualidad por otra gran película, Una pastelería en Tokio (2015).

El demonio (Kichiku, 1978) de Yoshitarô Nomura, adaptación de la novela de Seichô Matsumoto: Mayumi Ogawa (El pueblo de las ocho tumbas, 1977) es una mujer soltera con tres niños pequeños. Un día se los lleva al padre (Ken Ogata), que vive con una nueva mujer (Shima Iwashita) y ambos trabajan en la misma casa que es una imprenta. Cuando los tres niños se quedan al cargo del padre y la madrastra, esta los odia e intentará deshacerse de ellos. El amor del padre hacia sus hijos se va convirtiendo poco a poco en desdén hacia ellos. Una gran pelicula bastante directa y sin contemplaciones.

Hebi musume to hakuhatsuma (1968) de Noriaki Yuasa. Una joven se va a una casa nueva y se encuentra con una hermana serpiente que la castiga sin piedad, además de haber un fantasma. Increible, vaya peliculón de terror bizarro sin esperárselo uno.

Nakimushi kozo (1938) de Shirô Toyoda. Una mujer va dejando a su hijo a cargo de otras personas. Está bien, algo triste. Shiroô Toyoda dirigiría años despúes una de las mejores, o la mejor, adaptación de la leyenda de Oiwa y del samurai Iyemon Tamiya en Yotsuya kaidan (1965) protagonizada por unos brillantes Tatsuya Nakadai y Mariko Okada.

47 ronin (Shijushichinin no shikaku, 1994) de Kon Ichikawa, adaptación de la famosa historia de los 47 samurais que querían vengar la muerte de su señor. Diferente, pero muy buena con el buen hacer de Kon Ichikawa.

Hace tiempo lo quise hacer pero a nadie le iba a importar una mierda, porque creo que no tienen ni un seguidor en el mundo y si existen, se callan. Kon Ichikawa adaptó las novelas de misterio de Seishi Yokomizo en cinco peliculas y un remake propio, con Kôji Ishizaka como el detective Kohsuke Kindaichi. The Inugami Family [Inugami-ke no ichizoku (1976)] fue la primera. Muere el patriarca de los Inugami y deja un testamento problemático, y se cometen unos asesinatos que el detective Kohsuke Kindaichi y la policía intentan solucionar.

La he subido a youtube completa con subtítulos en español. Según parece, es de esas películas pertenecientes a ese extraño dominio público.

Akuma no temari-uta (1977) de Kon Ichikawa segunda de las adaptaciones del escritor de novelas de misterio Seishi Yokomizo. En este caso Kohsuke Kindaichi tiene que investigar un caso de asesinato ocurrido hace veinte años. Además, aparecen nuevas muertes, y una extraña anciana.

Gokumon-to (1977) tercera de Kon Ichikawa adaptando al escritor de misterio Seishi Yokomizo, es una de las mejores aunque todas las adaptaciones son buenas. El detective va a una isla cuyos habitantes son descendientes de antiguos piratas. Kindaichi acude a petición de un amigo para informar de la muerte en la guerra del heredero de la casa Quito. Entonces comienzan a producirse la muerte de las tres hermanas del heredero.

Joôbachi (1978) de Kon Ichikawa, cuarta adaptación de una novela de misterio de Seishi Yokomizo con el detective Kosuke Kindaichi interpretado por Kôji Ishizaka, en esta ocasión en el reparto Tatsuya Nakadai. Kindaichi investiga la muerte de un pretendiente de una joven. Su familia tiene un pasado trágico y hay dos hombres más que la pretenden. Además hay un hombre misterioso que está oculto.

Byoinzaka no kubikukuri no ie (1979) la última de las cinco adaptaciones de Kon Ichikawa de las novelas de Seishi Yokomizo, buena como todas las demás. En este caso, el centro es una extraña foto de bodas, y el descubrimiento de una cabeza cortada, que implicará a Kosuke Kindaichi, una tienda de fotografía, un grupo de jazz y una antigua familia del lugar.

Inugami-ke no ichizoku (2006) última película de Kon Ichikawa y remake propio de la primera adaptación de 1976, sigue tal cual esa primera adaptación. Entre el reparto, Megumi Okina o Nanako Matsushima, además de claro está Kôji Ishizaka o Takeshi Katô.