El castillo Vogelod


Cine japonés


Este espacio dedicado por completo al cine -y televisión- hecho en Japón, a excepción de algunas películas de terror mencionadas, se centra en cualquier género y sólo es, inevitablemente, una guía incompleta del cine japonés en todas sus vertientes.


Páginas: 1 2 3


Humanidad y globos de papel (Ninjô kami fûsen, 1937) es la última pelicula que rodó Sadao Yamanaka, director que murió durante la Segunda Guerra Mundial. Amigo del director Yasujirô Ozu, el cual habia visto muchas de sus películas y hablaba muy bien de Yamanaka y que por sus palabras se notaba que admiraba, la carrera de Yamanaka terminó precisamente cuando rodó esta película, una obra maestra con un grupo de gente que vivían en el siglo XVIII. El severo gobierno militar de entonces no vio con buenos ojos esta historia de un grupo de inquilinos en el que el juego, la confianza con la autoridad del arrendatario, el hampa y el secuestro provocaban un poco de anarquía social en un estilo de vida que se pretendía controlado y autoritario. Yamanaka murió en el frente y se truncó una carrera ya afianzada pero prometedora de alcanzar muchos más logros y grandes películas. De toda su labor profesional sólo han sobrevivido tres peliculas y dos pequeños fragmentos de otras, las demás fueron destruidas durante los bombardeos norteamericanos durante la Segunda Guerra mundial.

Tange Sazen: The Million Ryô Pot (Tange Sazen yowa: Hyakuman ryô no tsubo, 1935). Una historia donde se mezclan la búsqueda de un tesoro, un niño huerfano, un samurai manco que lo acoge y demás conflictos.

Kôchiyama Sôshun (1936). Una historia con el nexo en común de salvar a una joven de la esclavitud sexual a que se ve encaminada por culpa de la conducta criminal de su hermano. Un samurai y un posadero intentarán salvarla de la desgracia.

Sen-hime to Hideyori, de Masahiro Akino, 1962 , drama que por una cosa y otra en este año (llamese la serie Kizoku Tantei ya otras series as) estuve haciéndola esperár y al verla me encontré un excelente diseño de producción y una historia por momentos excelente y otras más bien convencionales, pero que en general tiene una gran calidad: la historia de una princesa y su derrota y posterior vida en la corte enemiga.

Babycart in the Land of Demons, quinta de la serie de seis episodios Lone Wolf and Cub, basada en el manga El lobo solitario y su cachorro. Esto es serio ¿eh? gran serie. La cuarta la vi hace unos días. Un antiguo verdugo acusado de traición, va por todo Japón acompañado de su hijo pequeño, trabajando de asesino mientras intentan matarle. Tomisaburô Wakayama protagoniza junto al cachorrro, Akihiro Tomikawa, y un coral reparto de actores y actrices en un mundo de samurais.

Kaseki no mori (1973) de Shinoda Masahiro, con el titulo en ingles de The Petrified Forest, un estudiante de medicina y su novia matan al jefe de ella y surgen las relaciones subsiguientes al asesinato. Entre el reparto Kenichi Hagiwara, Sayoko Ninomiya y la veterana Haruko Sugimura. Un 10.

Rentaneko (2012), de Naoko Ogigami, costumbrista película japonesa sobre el alquiler de gatos como modo de paliar la soledad. Mikako Ichikawa es la encargada de los gatos.

Robo-G (2012) de Shinobu Yaguchi, un poco de mi revival particular peculiar, pero seguramente la volveré a ver otro día. A tres fabricantes de electrodomésticos le encargan hacer un robot. Me encanta. Ningún efecto especial para hacernos pasar una agradable velada robótica.

Estupefacto me ha dejado esta pelicula de Akira Kurosawa, Dodes'Ka-Den, la primera en color despues de unos cinco años tras rodar Barbarroja. No la habia visto ni en malas condiciones siquiera, lo he corregido con este-esplendido- dvd de BFI.Sin duda, aparte del bonito color, son las historias dramáticas en ese vertedero las que marcan de esta pelicula. Como siempre el reparto da la talla incluso mas. Creo recordar que hace muchos años la emitiera la segunda de TV española, pero no estoy seguro.

Kandagawa Pervert Wars (1983) cuando Kiyoshi Kurosawa se dedicaba a las películas rosas. Seria como aquí las películas S en aquella época. Se menciona porque es de él, esto es todo igual, ni siquiera hace falta verla entera. Nótese que el color rojo ya andaba por ahi.

Trick, serie de Yukie Nakama donde es una maga sin mucho éxito y revela trucos y misterios acompañada de un profesor de universidad. Es una de mis series japonesas favoritas junto a Honto ni Atta Kowai Hanashi y Kaidan Shin Mimibukuro. Tiene un guión espléndido, trucos de magia y humor, muchos gags son los equivocos con el idioma japonés. La serie, de tres temporadas y largometrajes, protagonizada además de por Yukie Nakama por Hiroshi Abe, es ingeniosa porque parte de casos aparentemente inexplicables o paranormales que parecen reales pero luego se busca la explicación, así como en los casos de juegos de magia ocurre igual, se intenta descubrir el truco. Está bastante bien, divertida y entretenida. En los últimos episodios de la primera temporada la acción se situa en Okinawa, de donde por cierto es Yukie Nakama, que nació en Urasoe, ciudad de la prefectura de Okinawa.

He visto hoy domingo de nuevo la Trilogía Samurai de Hiroshi Inagaki con Toshiro Mifune protagonizando la biografía del famoso samurai Musashi Miyamoto. Obra maestra.

Kang Samurai (1978) mal título en español para Yagyû ichizoku no inbô o La conspiración Yagyu, va de eso, de intrigas palaciegas y conspiración para imponer un nuevo Shogun. Peliculón, mucha intriga y escaramuzas justas. Secundarios de calidad, como Ren Osugi o Toshiro Mifune . También está Sonny Chiba.

Red Lion, producción Mifune que también protagoniza, dirige Kihachi Okamoto [Samurai (1965)]. Mezcla la comedia y lo serio pero no está mal. Va sobre la apertura japonesa a Occidente en 1878 creo que era. La he visto en el DVD que hay en español y la edición para mi vale.

The Castle of Sand (1974) de Yoshitarô Nomura, trata sobre la investigación de un crimen por parte de dos detectives, Tetsurô Tanba y Kensaku Morita, moviéndose por pueblos de Japón para averiguarlo. Está bien, son más de dos horas.

Cuando Kazuyoshi Kumakiri se dedica al drama y deja otras cosas que ha hecho digamos mas extrañas, consigue Mukoku (2017) que pienso es una gran pelicula, esta vez con el kendo de fondo. Los traumas psicológicos en los que no es un ámbito ajeno al director que los ha mostrado de forma excelente en varia películas, en este caso de nuevo los muestra con fuerza y según vemos con sentido. Samurais en un mundo moderno. El reparto sensacional, sin desmerecer a nadie Gou Ayano tiene el papel mas relevante y duro. Junto a el, actores de la talla de Nijiro Murakami, joven tambien con problemas, Kaoru Kobayashi en un papel desagradable, o Akira Emoto maestro de kendo. Como extra, Atsuko Maeda dándole al trinki en un papel muy corto. Por ahora es la utima película de Kazuyoshi Kumakiri que sin duda mantiene en alza su valía como director dramático, valía que demostró hace años en Sketches of Kaitan City (2010) o Antena (2003).

Harikomi (1958) de Yoshitaro Nomura, dos detectives de policía investigan un robo y vigilan a una mujer casada. Con la habilidad de crear esquemas visuales y que todo quede claro, a medida que transcurre se va convirtiendo en una gran película. Muy buena.

The Guard from the Underground (1992) de Kiyoshi Kurosawa, un guarda de seguridad es un asesino en serie. No es lo mejor de Kurosawa ni pretende serlo pero desde luego se le puede llamar rareza por ser de las menos conocidas de K. Kurosawa.

Karizuma (1999) de Kiyoshi Kurosawa, cine de autor con el referente de la naturaleza y los arboles. Un detective de policia conoce al protector de un arbol que vive en un hospital abandonado. Teorias sobre la supervivencia natural. Me encanta.

El doble, aquel que aparece para complicarnos la vida, el doble tan recurrente en el cine alemán, un mefistofélico estudiante de Praga, un Jekyll y un Hyde de Stevenson, el bien y el mal, el hombre noble y el perverso. Seguramente Doppelgänger de Kurosawa esté infravalorada. ¿Cuáles son los baremos para elegir publicar en España una película en detrimento de otra? ¿Los derechos? Yo creo que debe haber otros. Doppelgänger de Kiyoshi Kurosawa está al mismo nivel que Cure y en cambio no está publicado en nuestro país.

No en todos se cumple la máxima, pero si se cumple en Ryûhei Kitamura: a mayor presupuesto mejores películas. Alive (2002) está bastante bien, adaptación de un manga, con un diseño de producción bastante bueno donde se fue la mayoría del presupuesto.

Sky High de Ryuhei Kitamura, el lujo superlativo con la maldad absoluta y los valores tradicionales de la cultura nipona y el más allá. Muy entretenida, quizás menos espectacularidad de acción de lo que podría esperarse en cambio hay más protagonismo del mundo del más allá.

Loft (2005) de Kiyoshi Kurosawa, película paranormal con imágenes terribles, y en mi humilde opinión, una obra maestra de lo paranormal. Una escritora se hospeda en una casa de campo donde suceden cosas extrañas. Entre el reparto Miki Takanaki en un época afortunada para ella en películas importantes del terror asiático de corte internacional.

Bright future (2002), después de Pulse, Kiyoshi Kurosawa hizo esta, con Tadanobu Asano que volvería a trabajar con él, o Ryo Kase, dos grandes actores del cine japonés con un gran director como Kiyoshi Kurosawa. Joe Odagiri y Tatsuya Fuji coprotagonizan Bright Future, en la cual un muy secundario Ken'ichi Matsuyama hace su aparición. Es un tipo de películas que me encanta, viviría viendo solo cosas como estas, Kurosawa sale bien parado con esta película de corte más experimental. Un joven experimenta con una medusa venenosa para acostumbrarla a agua dulce.

Akujotachi no Mesu (2011) telefilme de Hospital, con Yukei Nakama como cirujana, y rostros conocidos como Asaka Seto, Naomi Nishida, Eriko Sato. Está bien como un trhiller de Hospital, con intriga y traiciones, afortunadamente sin menos regodeo en los males como al contrario ocurre en series de televisión americanas como Urgencias. Una cirujana tiene un conflicto con una inspectora por un hecho pasado, además desaparece una importante grabación de una operación.

La fortaleza escondida (1958) de Akira Kurosawa una gozada en toda regla. Minoru Chiaki y Kamatari Fujiwara son los dos autenticos protagonistas, viven situaciones de lo más intrigante por ser tan patosos. Toshiro Mifune, Misa Uehara y el resto excelentes también. La cabalgada que se pega Toshiro Mifune deja huella. Esto es tan emocionante como verla en el mismo cine. Y sí, George Lucas reconoce que se inspiró en ella, y copió ideas, para hacer La Guerra de las Galaxias (1977). Un samurai escolta a una princesa a un lugar seguro ayudado por dos aldeanos, viviendo peripecias que ponen en peligro sus vidas.

Es tal mi estadio de animo que hoy sólo necesito ver Sketches of Kaitan City (2010), melancólica y desoladora película de Kazuyoshi Kumakiri adaptación de una novela de Yasushi Sato. Cinco historias que se sitúan en la ciudad ficticia de Kaitan: un obrero de unos astilleros que vive con su hermana y se queda en paro.

Una anciana a la que quieren que se vaya de su choza para construir grandes almacenes en el terreno.

Un buen hombre casado con una puta que trabaja en un local nocturno.

Un vendedor de calefacción que no vende mucho y que intenta extender el negocio a máquina de filtros de agua.

Todo sucede en Kaitan City de Kazuyoshi Kumakiri , brillantes Kaoru Kobayashi, Kaho Minami o Ryo Kase, actores de lo granado de Japón. La última de las historias es extensión de la cuarta, el del vendedor de la máquina de filtros de agua que está de visita en Kaitan y visita a su padre conductor de tranvía.

La música del norteamericano afincado en Japón Jim O'Rourke es excelente. El final cierra el ciclo de forma perfecta en las más de dos horas que dura la película. Kazuyoshi Kumakiri es buen director y Sketches of Kaitan City (2010) es para mi la obra maestra de Kazuyoshi Kumakiri, tan melancólica como desoladora, un retazo de la vida diaria, nada más, rodada en la ciudad de Hokkaido, adaptación de la novela de Sato Yasushi Kaitanshi Jokei, la cual tiene 18 episodios, pero de los cuales Kazuyoshi Kumakiri escogió cinco para esta adaptación. Hokkaido era la ciudad natal de Sato Yasushi, y por tanto el nombre de Kaitan es un nombre ficticio tras la cual podemos ver la ciudad del escritor. Hay momentos duros muy sinceros y habituales en una película japonesa donde raras veces se evita el mostrar detalladamente las cosas. Hay momentos conmovedores y otros son de una intensa melancolía que alcanzan un fuerte lirismo, arropado de forma magnífica por la excelente música de Jim O'Rourke.

Ghost in the Shell: The Rising, anime que en mi opinión le da tres mil vueltas a cualquier película semirreal de Hollywood, de esas que no se saben si son actores o muñequitos de ordenador, vamos, casi todas de hoy en día. Visualmente, la música y la super acción, una gozada.

La isla de Giovanni, anime que visioné: la primera vez me dio una sensación extraña y terminé con un ánimo algo depresivo con la impresión de que había visto una obra sentimental espectacular en todo. Cuando la veo por segunda vez la impresión no engañó. Así es. Seguramente sea normalilla pero cada cual se lleva su impresión.

El pueblo de las ocho tumbas (Yatsuhaka-mura, 1977) de Yoshitarô Nomura adaptación de la novela de Seishi Yokomizo , sobre un pueblo japonés hay una maldición por haber matado a ocho samurais tiempo atrás. Un joven llega a la mansión del pueblo porque es heredero de la fortuna familiar. Misterio policiaco y algo de horror, algunas escenas duras, está bien. La matanza de samurais está mostrada de forma muy cruda y directa, así como unas escenas incómodas de maltrato infantil. El detective de la película es Kosuke Kindaichi, personaje creado por el novelista Seishi Yokomizo, novelas que fueron adaptadas bastantes veces por esta década, entre ellas destaca las de Kon Ichikawa. Es un detective que nunca levanta la voz y su tono es siempre muy amable.

La verdad que me parece muy curioso que Atsuko Maeda haya trabajado con los tres grandes del terror japonés: con Hideo Nakata en The Complex, con Kiyoshi Kurosawa en Seventh Code, que no es de terror, y con Norio Tsuruta en la lóngeva serie de terror de Fuji TV. En la serie de Norio Tsuruta, Honto ni Atta Kowai Hanashi, que se emite todos los años en Fuji TV desde 2005 con episodios nuevos, esta vez en la edición del año 2016, Atsuko Maeda hizo el episodio Aviso de verano, entrañable y emotivo como una joven que no se llevaba bien con su padre y que al morir veía su espíritu. Pienso que esta mujer lo hace muy bien.

Tamako in Moratorium (2013) algo asi como Tamako en espera, es una pelicula agradable con Atsuko Maeda haciendo de joven descansando, literalmente, tras terminar sus estudios universitarios. La imagen en HD es excelente y Atusko Maeda esta muy bien, simpatica y muy guapa.

Initiation Love (2015), ya lo mencione hace tiempo, me parece su mejor pelicula hasta la fecha (con permiso de The Complex) y su mejor interpretacion. Este tipo de papel y de pelicula es el ideal para ella porque si nos fijamos bien, sin Atsuko Maeda esta pelicula no es nada.
Con el título original de Inishiêshon rabu, se nos cuenta la relación amorosa entre Mayu, una joven asistente de dentista y un joven poco agraciado físicamente. Está ambientada en los años 80, con música y estética propias de aquella época.
La música es bastante buena, se editó en cd, y está protagonizada por Atsuko Maeda y Shota Matsuda, el joven que triunfa en la empresa enamorado de May. Hay que advertir que al principio de la película, los productores avisan de que no se cuente la historia, se entiende porque es fácil echarla a perder contando más de la cuenta. Dirige muy bien, con agilidad y soltura Yukihiko Tsutsumi. El título traducido al castellano sería Iniciación al amor, y es una estupenda película romántica.

En Seventh Code, de Kiyoshi Kurosawa, Atsuko Maeda está en Rusia en busca de un hombre que conoció en Japón. La verdad que me encanta esta película, es la sencillez hecha imágenes. Salen Ryohei Suzuki {Yokokuhan (2015)} y una tal Aissy.

The Drudgery Train, con Atsuko Maeda en el reparto, cuenta la vida de un obrero alcohólico interpretado por Mirai Moriyama. Atsuko Maeda es una librera de la que se enamora el personaje de Moriyama. Tambien sale Kengo Kora.

Mini serie Izakaya Fuji con Atsuko Maeda, no se muy bien de que va, pero tengo ganas de ver algo de esta mujer que es una de mis actrices favoritas. En realidad, es mi favorita por cuestiones muy personales. Me ganó desde que la vi en The Complex. Es una serie costumbrista, y protagoniza parece que Nao Omori (que en Sayonara Kabukichô (2015) precisamente salía en escena con Atsuko Maeda) aparte de ser también el antaño Ichi the Killer de Takashi Miike, claro está. El que está en todas Taro Suwa, o Ren Osugi

Dai-bosatsu tôge (1966) o La espada del mal, de Kihachi Okamoto, terrible pelicula de un samurai psicópata, en realidad, cine negro de samurai. Un samurai mata a un rival en un duelo, y se va del pueblo. La mujer del samurai muerto se va con él, viviendo como puede y unido a un clan, pero el hermano del samurai muerto quiere venganza. Mientras tanto, un buhonero cuida de una joven huérfana que vive con una mujer que la ha acogido. Brillante Tatsuya Nakadai, sale también Toshirô Mifune, Michiyo Aratama y Yôko Naitô. Aunque no es sobrenatural, el mundo sobrenatural tiene una leve cabida pero que provoca un impactante desenlace final. Toshirô Mifune hace un trabajo secundario pero importante, y tener a estos actores juntos en una película es un aliciente más. Imprescindible. Junto a ellos, Michiyo Aratama partícipe en muchos géneros, como este de samurais o en clásicos del terror, en este caso está igualmente brillante en su papel de viuda desesperada.

Sonatine (1993), de Takeshi Kitano una de las peliculas de yakuza que le dieron renombre internacional. Boling Point, esta y Violent Cop resultaron toda una experiencia y personalmente las que más me siguen gustando de Kitano. Sonatine tiene ese algo especial que nunca cansa verla.

Boling Point (1990), con un jovencito Yûrei Yanagi, película mas atípica de gente con problemas y yakuzas, Takeshi Kitano por supuesto. Sencilla en su perfeccion.

Soshite, daremo inakunatta (2016) mini serie japonesa de 9 episodios con Tatsuya Fujiwara en uno de sus papeles habituales en peligro. Está bastante bien: Tatsuya Fujiwara es un informatico al que se le borra la identidad y desaparece de todas las bases de datos, con lo que la vida se le complica bastante. El final de la serie en mi opinión es bastante sorprendente, la música original es pegadiza y el reparto muy bien. Hay momentos muy melodramaticos, y otros bastante tensos.

Kizoku Tantei (2017) es una muy buena serie con un diseño de producción excelente. La música es muy buena y la forma de resolver los crímenes, original y divertida muchas veces, sin olvidar el misterio. Emi Takei y Aiba Masaki como protagonistas, ambos detectives enfrentados, en un coral reparto.

Bueno, acabo de ver esta obra maestra, Harmonium (2016) de Kiyoshi Kurosawa, que es totalmente imprevisible. Este hombre todo lo que hace es una genialidad. Un hombre sale de la carcel y se aloja en la casa de un antiguo amigo, que está casado y tiene una hija.

Goyokin (1969) de Hideo Gosha con Tatsuya Nakadai y Tetsurô Tanba , impresionante película de samurais, en invierno y con mucho frio. Mas de dos horas de intrigas, duelos y amores también. Muy buena, y van...

Tengo muchas películas favoritas, pero en la cabecera tengo dos, y curiosamente las dos japonesas: esta de Rashômon (1950), que respira auténtico cine por los cuatro costados con actores no estrellas sino profesionales, en un caso de asesinato en el que se intenta descubrir al culpable.

Y la que pienso que es la mejor película del mundo: la trilogía La condición Humana de Masaki Kobayashi. Para mi va antes que Cuentos de Tokio, que es la que esta considerada la mejor del mundo. Esta trilogía es realmente sobrecogedora, lo tiene todo. Un hombre de ideas de tendencias sociales, un brillante Tatsuya Nakadai, es enviado desde Japón como empleado de una mina a Manchuria, con lo que se libra de ir al ejército durante la Segunda Guerra Mundial. Pero la confrontación hacia los mezquinos modos de sus compañeros en dirigir la mina le hacen enfrentarse a ellos, peligrando además su condición de exento del ejército. En la segunda parte, vemos el terrible entrenamiento militar que hacían los japoneses. En este caso, parece más que obvio que uno de los reclutas japoneses que vemos aquí que demuestra ser un poco torpe, parece la inspiración -una vez más en una película occidental- para el soldado patoso de La chaqueta Metálica (1987), de Stanley Kubrick. En la tercera de la trilogía, la supervivencia en la guerra es protagonista. En mi opinión, esta película refleja con especial crudeza las relaciones en un ambiente hostil tanto entre personas de distinto país como de diferentes ideas, asi como las traiciones, engaños y desilusiones que una persona sufre por mantener sus principios intactos.

Trono de sangre (1957) de Akira Kurosawa, una adaptación de Macbeth de Shakespeare en el mundo samurai. Una película sombría, una obra maestra que a diferencia de las otras no es tan entretenida como lo es Los siete samurais o La fortaleza escondida. A dos samurais le pronostican que serán ascendidos de categoría.

Yojimbo (1961) la he visto otra vez. Además de ser copiada por Sergio Leone plano a plano en Por un puñado de dólares (1964) fue también el germen del spaguetti western. También en cualquier pelicula de samurai se ven todos los tics de lo que sería el spaguetti western. Un mercenario llega a un pueblo donde hay dos bandos enfrentados.

Los siete samurais (Shichinin no samurai, 1954). La película más famosa de Akira Kurosawa es también una de las obras maestras del cine contemporáneo japonés. En ella siete ronin, samurais sin dueño, son contratados por un pueblo de campesinos para que los defiendan de unos bandidos que han amenazado con atacarles.
Convertido en un remake de Hollywood en forma de western llamado Los siete magníficos (1960), no consiguió olvidar esta obra maestra con la cual Akira Kurosawa, como había pasado con Rashomon (1950), se dio a conocer al público internacional. Aunque en Japón Akira Kurosawa nunca fue lo suficientemente valorado, debido a las influencias occidentales que tenían sus películas, en Occidente fue y es, seguramente, el director más conocido de todos los directores japoneses.
En los siete samurais, la épica historia donde unos ronin se juegan la vida defendiendo lo inimaginable, Toshirô Mifune hace uno de sus grandes trabajos como el ronin salvaje pero de buen corazón, y Takashi Shimura , que era un habitual, como lo fue Toshirô Mifune, en trabajar con Kurosawa, hace otro de sus grandes trabajos interpretativos como el ronin jefe.
Daisuke Katô, rudo matón en la obra maestra de Sadao Yamanaka Humanidad y globos de papel (1937) hace aquí otro papel relevante como uno de los ronin del grupo. Isao Kimura el joven que quiere convertirse en samurai, haciendo otro brillante papel, como el resto del reparto.

Novedad: Fake Couple (2015) serie de televisión, comedia de enredos, divertida, pero sólo para fans del género. Re life (2017) de Takeshi Furusawa quizás merezca una oportunidad, no ahora. Decepciones relativas porque no tenía opinión alguna: la comedia The 100th Love with You (2017) , Conociendo a Matsuko (2006), At Home (2015), ni fondo, ni técnicas, ni personajes de interés, seguiremos viendo más a pesar de todo.

Final Fantasy XIV: Daddy of Light (2017) mini serie de 8 episodios, que a este que escribe no le gusta. No sabia que salía el gran actor Ren Osugi, pero el tratamiento familiar de la mini serie sin duda sólo para fans de este tipo de historias.

El mar que nos mira (2002) de Kei Kumai sobre una prostituta y su relación con los clientes y sus compañeras prostitutas. Bien, no es un tema tan apasionante, en el cine suele ser tratado de forma típica y aquí no es la excepción, salvo su origen japonés, el fondo es el mismo.

La verdad que no se como la tengo, Crying Out Love, In the Center of the World (2004) pero que es un drama romántico bastante bueno y que tuvo éxito, pero creo que solamente apto para fans del genero, es bastante buena, también larga, algo habitual en el cine japonés mas de dos horas.

Tokyo Gore Police de Yoshihiro Nishimura . Me empezó a gustar, serie B pura y dura sin la dimensión de categoria A y se nota, pero este tipo de peliculas gore se me hacen muy pesada, en este caso pienso que cerca de dos horas me parece excesivo.

Mandara (1971) cine hecho para/por intelectuales obsesivos, empieza bien, la fotografia es interesante pero poco mas. Like Someone in Love (2012) rodada en Japon por Abbas Kiarostami en realidad se me coló en el lote, no me interesa, en ambas, el erotismo existencial se hace protagonista.

La película de animación japonesa Ashura (2012) dirigda por Kei'ichi Sato, muy buena. Vida de perros en una época de hambruna y sequia. En realidad a veces se olvida de que es animación.

Night's Tightrope (2016) de Yukiko Mishima, drama de traumas personales, está muy bien. La verdad que me ha encantado. Una película seria y muy buen reparto. No lo sabía, pero actua Gorô Inagaki, presentador de los especiales de la serie de terror Honto ni Atta Kowai Hanashi de Fuji tv.

The hidden blade: la espada oculta (2004) segunda de una trilogia de samurais de Yôji Yamada. Cuando los samurais no entienden como funcionan las armas occidentales o la instruccion militar que quieren que aprendan es todo un espectáculo cómico. No se como no la he visto antes.

The Matsugane Potshot Affair (2006) de Nobuhiro Yamashita, el hermano de un policía atropella a una mujer y luego es chantajeado. Esta bastante bien, de corte criminal, tiene su profundidad con otros hechos colaterales al chantaje, que se muestran de la forma realista habitual.

Vibrator (2003) road movie de Ryuichi Hiroki realizada como suele ser habitual en él con naturalidad. Sin ser muy aficionado como espectador del cine erótico en esta por lo menos hay una historia detrás no solo erotismo y road movie, también un trasfondo psicológico. En general muy bien hecha.

Rakuen (2017), mini serie de cinco episodios con Yukie Nakame, va de un asesino en serie. El lado paranormal se refleja en un niño que lee mentalmente recuerdos ajenos. El reparto de Rakuen es de primera, la impresionante Yukie Nakama -en mi opinión la mejor actriz de Japón- periodista; Hitomi Kuroki abogada; Kaoru Kobayashi , siempre excelente, es el padre de una joven desaparecida y el asesino loco Nobuaki Kaneko. Kaho, hermana de la desaparecida (Sairi Itoh), Shugo Oshinari otro loco asesino -proxeneta en Sayonara Kabukichô- o Shugo Oshinari. Por ultimo, otros de Rakuen, Naomi Nishida -feliz Katakuri de Takashi Miike- madre del niño con poderes, este Hiroki Kurosawa.

Soshite daremo inakunatta 2017, mini serie de TV de dos episodios adaptando la novela Diez negritos de Agatha Christie, con Yukie Nakama entre el coral reparto. De una intensidad continua, por momentos impresionante, diez personas son invitadas a una casa en una isla, de donde no pueden salir y descubren que alguien quiere asesinarles a todos.

La felicidad de los Katakuri (2001) de Takashi Miike que reune la comedia, el misterio y el musical, es de esas peliculas que la primera vez se ve con extrañeza pero cuando te das cuenta te hace feliz, las canciones son tan buenas asi como lo que transmite, felicidad y optimismo, esperanza, en el fondo, el mismo Japón y su postura ante la muerte y el infortunio.

Antena (2003). Un joven se hiere con cuchillas para evitar el dolor que le produce un trauma infantil. Su hermana pequeña desapareció, y su hermano más pequeño se viste de niña para suplir la falta, mientras su madre lo acepta. La desaparición de la niña, sin explicar, crea un cisma profundo en la familia, que atrae además a un buscador de cosas inexplicables referente a lo paranormal. Retrato de una familia desfuncional, basada en la novela de Randy Taguchi, dirigida por Kazuyoshi Kumakiri, con un análisis mental de una psique inestable donde irrumpe una terapia sadomasoquista en toda su brutalidad para paliar los traumas.
Ryo Kase es un actor que se ha ganado un puesto para estar en lo más alto, hace un terrible papel de joven trastornado que verdaderamente impresiona, las escenas del psicoanálisis sadomasoquista son impactantes y te llevan a un camino sorprendente. Las escenas son bastante fuertes, y puede herir algunas susceptibilidades y realmente no deja indiferente lo que vemos aquí. Todo el conjunto es tan irracional pero a la vez con tanta profundidad de raciocinio, que es difícil sentir otra cosa que no sea comprensión ante algo que se les ha escapado de las manos. En Sketches of Kaitan City (2010) veremos de nuevo a Ryo Kase con Kazuyoshi Kumakiri dando vida a uno de los personajes principales de los varios en que se divide esa película.

Agujero en el cielo (Sora no ana, 2001). Un cocinero que regenta un restaurante de carretera junto a su padre, conoce a una joven que ha sido abandonada por su novio y entabla un relación con ella.
Kazuyoshi Kumakiri, joven director con una carrera variada pero con resultados en su mayoría excelentes, nos cuenta esta vez una historia interpersonal protagonizada por Susumu Terajima haciendo de cocinero honesto, una persona con una vida centrada que de pronto se relaciona con la joven despechada, Rinko Kikuchi en un papel propio de ella de joven algo distraída.
Ambos están excelentes, la producción a veces tiene un corte psicológico bastante profundo lo que es un punto a su favor que acentúa la psique individual de los personajes profundizando en sentimientos que parecían olvidados. Susumu Terajima es un actor polifacético y en la vertiente dramática se maneja bien, After Live de Hirokazu Koreeda o sus papeles de yakuzas lo atestiguan, consiguiendo una fama merecida, como también la tiene Rinko Kikuchi, una actriz con bastantes fans en todo el mundo. Kazuyoshi Kumakiri se extendería con profundidad en el análisis de una psique humana en un caso de desaparición y traumas familiares con Antena (2003).

Sayonara kabukichô (2014). Un hotel del amor es el punto de encuentro de las historias que nos cuenta el director Ryuichi Hiroki. El gerente del hotel y sus trabajadores tienen que estar al tanto de los inquilinos y de la buena marcha del negocio. Una chica a domicilio coreana acude frecuentemente al hotel a trabajar. Un proxeneta lleva a una joven vagabunda al hotel con intención de convertirla en prostituta. El gerente tiene una novia cantante a la que le ofrecen un contrato importante; la joven coreana tiene un novio cocinero que no sabe que ella es prostituta. Y la joven vagabunda huyó de su casa por los desprecios de su madre. La limpiadora del hotel oculta un secreto.

Con una técnica cinematográfica impecable, Sayonara kabukichô es una lograda producción viva, tanto las escenas dentro del hotel o en las calles de Tokio respiran naturalidad, así como el estupendo trabajo del reparto. Entre ellos el gran Shôta Sometani un gerente harto de su trabajo que tiene una novia que adora. Esta es Atsuko Maeda, ídolo pop en Japón y también actriz con interesantes producciones como por ejemplo Inishiêshon rabu (2015) o The complex (2013) producción de terror de Hideo Nakata. De entre ellas puede que sea Inishiêshon rabu la mejor película que Atsuko Maeda haya hecho hasta el momento. En Sayonara kabukichô la coralidad de actores abarca también a Minami Kaho, una excelente actriz habitual en muchas producciones.
Ryuichi Hiroki comenzó dirigiendo películas eróticas y en esta Sayonara kabukichô plasma de forma inteligente el mundo del sexo en los hoteles del amor. No creo que nadie se pueda sentir ofendido por las muestras naturales de sexo que nos muestra, con buen gusto, aunque desde luego no es lo principal en este largometraje, brillante diría, con una técnica y una realización, que hace fácil lo que sin duda, era difícil.

El gran duelo (Dai satsujin, 1964). El director Eiichi Kudo nos cuenta una conspiración samurai para derrocar el shogunato, conspiración que es descubierta y tanto los conspiradores como todos aquellos susceptibles de serlo son detenidos y torturados.
Violenta y con muchos vericuetos a seguir, pero con tantos detalles y hechos personales de cada samurai que hacen que sea una aventura, y un deleite, seguir la historia, hasta el momento de la batalla que es simplemente espectacular. Es increíble como estos samurais se enfrentan, tanto la cámara aérea y la subjetiva de Eiichi Kudo aumentan el realismo de toda la matanza. Fascinante esas imágenes que parecen instantáneas tomadas del mismo siglo XVII.

Forma parte de una trilogía de Eiichi Kudo que era un alegato contra la autoridad sin límites del poder: 13 Assassins (1963) y Eleven samurai (1967) clamaban contra el despotismo autoritario del gobierno. Son tres obras básicas del cine de samurai, que ha tenido algún remake actual, Takashi Miike ha hecho en color 13 asesinos (2010), adaptándola a los tiempos modernos y muestra más violencia gráfica, y aunque magnífica, básicamente sigue la misma estructura de la original.
Hay pocos personajes limpios, algunos muestran rencores, otros bajezas, personas que pueden traicionar tanto a enemigos como amigos, ocurren injusticias tremendas, como es habitual en estas desmitificaciones del mundo del samurai que comenzaron a partir de la cinematografía japonesa de los años 60, la idealización de ese mundo sólo sirve en la poesía, y lo que se muestra es un realismo exacerbado del mundo del camino de la espada.

Kill! (Matar) (Kill!, 1968). Película de samurais con tono de humor más satírico que el habitual, Kihachi Okamoto dirige una divertida a la vez que intensa historia que une mendigos, ronin, samurais y campesinos a cada cual más loco. Un campesino que quiere ser samurai se une a un clan de samurais, mientras que un ronin intenta hacer lo que cree correcto y ayudar a otro rival clan de samurais, todo con el leit motiv de derrocar a un soberano. Tatsuya Nakadai está simpático y divertido en su papel junto a una coralidad de actores que cumplen bien en sus respectivas interpretaciones.
Es la habitual desmitificación del mundo del samurai, alejado de los posibles esquemas románticos de una figura solitaria heroica, y mientras también vemos las injustas condiciones de las mujeres compradas para ejercer la prostitución y su difícil salida del mundo en el que se ven obligadas a vivir. La música es de toque occidental de guitarra española, que le aporta cierto toque satírico a lo que nos cuenta Kihachi Okamoto.

Hitokiri (1969). Dirigida por Hideo Gosha, director especializado en el cine de samuráis y de yakuzas, en esta ocasión adapta la novela de Ryôtarô Shiba sobre un samurái perteneciente al clan Tosa, que es un asesino a sueldo al servicio exclusivo de Takechi Hanpeita, un brillante Tatsuya Nakadai.
Las luchas de poder entre clanes, asesinatos masivos hacen de Okada Izo un instrumento de las luchas de poderes mientras mantiene una relación con una prostituta. Shintarô Katsu hace un estupendo trabajo como el samurái a sueldo, y el resto del reparto conforman igualmente unas estupendas interpretaciones, a todo color. Entre el reparto, el escritor Yukio Mishima haciendo de samurai.

Samurai Assassin (1965). Con otro título como Samurai, está protagonizada por Toshiro Mifune en uno de sus grandes papeles, un ronin bastardo que se une a otros ronin para poder prosperar en su vida. Desconoce quien es su padre, ni su madre ni un viejo amigo de la familia se lo dice, lo que le atormenta y le crea muchas dudas sobre su ascendencia. Lo único que sabe es que era samurai.
El foco de la lucha recae en las intrigas que los ronin, samurais sin amo, hacen para derrocar a un importante daimio. La película es malvada, los ronin intrigando, las tensas relaciones familiares, todo lleva a un destino fatal. Es algo escalofriante. Toshiro Mifune rara vez hizo algo mal y aquí realmente logra transmitir tanto humanidad como fiereza. Es un personaje complicado con muchas implicaciones que gracias al director Kihachi Okamoto se desarrolla convincentemente. Las peleas de ronin y samurais muy bien mostradas y al final todos contentos y satisfechos de ver el excelente resultado conseguido por todo el equipo técnico y de reparto. Gran película y gran clásico. Kihachi Okamoto es habitual en estas lides de samurais y haría muchos clásicos que una vez vistos no se olvidan.