HAMMER FILMS


Películas

Drácula 73 (Dracula A.D. 1972) 1972

Drácula 73 Drácula 73 comienza con Van Helsing matando al conde Drácula tras una desenfrenada carrera. Luego, se traslada la acción al siglo XX, donde un descendiente del profesor vive entregado a sus estudios ocultistas. Tras ser Drácula resucitado por un grupo de hippies en una iglesia abandonada del actual Londres, comienzan una serie de asesinatos desconcertantes, por lo cual la policía inglesa no tiene más remedio que pedir ayuda al profesor Van Helsing.

Este, tras estudiar los casos, piensa que sólo pueden ser cometidos por un vampiro, pues la víctimas aparecen desangradas. La policía duda, pero poco a poco comienzan a cometerse más asesinatos. La sobrina del profesor Van Helsing es miembro del grupo de hippies, y el profesor empieza a temer por ella. Drácula, ayudado por Johnny Alucard, empieza así a revivir en el Siglo XX.

Producción de Hammer Films que trasladó la figura de Drácula a los tiempos actuales, lo cual desconcertó al público, que estaba acostumbrado a un Drácula de época. Se le suele calificar de desastre y eso es lo que pasó. Tiene muchas cosas negativas, y lo más negativo de todo es el grupo de jovenes hippies. Son tan cargantes, que deseas que Drácula acabe con todos de una vez. La única que se destaca es Caroline Munro, con una presencia que llena por sí sola la pantalla, pero para colmo, es la primera en morir.

Segundo error. El tal Johnny Alucard, interpretado por Christopher Neame. Es tan estúpido y presuntuoso, que destroza todo lo bueno que podría tener el film. Exagerada interpretación. La película quería ser el reflejo de la modernidad de la época, y ese es precisamente su fallo. Esa modernidad, vista hoy en día, ha quedado anticuada, sobre todo si nos atenemos a los ropajes de los supuestos modernos, y a sus costumbres, como esa irrupción en la fiesta de la clase alta, recurso usado solo para ofrecer una especie de video musical, mostrando las lindezas y comportamientos del grupo. Parte innecesaria, que hace que rápidamente uses el correspondiente botón del mando del vídeo para avanzar. Es un latazo.

O sea, que si quitamos a esos jovenes hippies y sus costumbres cotidianas, y dejamos la parte correspondiente al terror más clásico, quizás encontremos algo mejor. Esta parte comienza con la aparición de nuevo del conde, en una iglesia abandonada. De por sí, está bien resuelta, y los gritos de Laura son dignos de cualquier película de terror. Pero cuando Van Helsing adoctrina a los desconcertados policías deseosos de saber a qué se enfrentan, y se embarca en una explicación de la existencia de los vampiros, rompe mucho el poco ritmo (contradictorio ¿no?) que tiene la película.

De nuevo cae otra fémina del grupo, gracias a la ayuda de Johnny Alucard, que lo único que le interesa es servir al conde. Además, para servirle mejor, se ofrece para que Drácula le muerda y le convierta en vampiro. Y es curiosa la expresión de Drácula tras escuchar este ofrecimiento. Dudando en creérselo o no, le muerde igualmente. En otros tiempos, le hubiera zampado un buen mordisco que lo hubiera dejado muerto, pero de verdad.

Así pues Alucard se convierte en vampiro, con su correspondiente indumentaria negra y pálido como la cal. Convierte en vampiro a otro colega hippie, que es el novio de Jessica Van Helsing. Como Drácula quiere vengarse del profesor, qué mejor que convertir en vampira a su sobrina. Alucard y su ex-novio la raptan y se la ofrecen a Drácula. El final de Alucard es muy simple: meterlo en la bañera, y abrir el agua de la ducha. Con ello, Alucard deja de existir.

La escena final del enfrentamiento de Van Helsing y Drácula ni siquiera eleva el nivel, aunque tampoco es lo más malo. Simplemente, es lo de siempre, y al final, quien acaba perdiendo es, cómo no, Drácula.

Aparte de lo poco salvable que se puede encontrar en la película, hay otro dato más para guardar, que son las escenas entre Christopher Lee y Peter Cushing, que volvieron a actuar de nuevo como en los viejos tiempos, en un duelo llevado por el odio histórico de los personajes que interpretaban. Buena noticia, pero lo que es la historia y el desarrollo, no estaba al mismo nivel.

Sobre la versión doblada al castellano, la nefasta voz que le pusieron a Stephanie Beacham, que interpretaba a Jessica Van Helsing. Sin duda, Drácula 73 sólo sirve para completar la colección de la saga.

DVD

Director: Alan Gibson. Intérpretes: Christopher Lee (Count Dracula), Peter Cushing (Professor Van Helsing), Stephanie Beacham (Jessica Van Helsing), Christopher Neame (Johnny Alucard), Michael Coles (Inspector), Marsha A. Hunt (Gaynor), Caroline Munro (Laura). Duración aproximada: 96 minutos.