HAMMER FILMS


Películas

El doctor Jekyll y su hermana Hyde (Dr Jekyll & Sister Hyde) 1971

El doctor Jekyll investiga un antivirus que protegerá a la humanidad de múltiples enfermedades. Sin embargo, su investigación le llevará años y seguramente el morirá antes de terminarla. Decide entonces buscar un elixir de la vida que le permita ser siempre joven para poder concluir su investigación.

El doctor Jekyll y su hermana Hyde

Para la busqueda del elixir, usa hormonas femeninas. Experimenta con un insecto, y luego con él mismo, convirtiéndose en una hermosa y lujuriosa mujer.

Producción de Hammer Films dirigida por Roy Ward Baker, y protagonizado por un excelente Ralph Bates y una bella Martine Beswick que hace de su alter ego femenino. La elección de Martine Beswick no pudo ser más acertada, con ese rostro a veces ambiguo y esa carga sexual que desprende. Fue una modelo y actriz británica que intervino en la película de James Bond Desde Rusia con amor (1963) y en varias producciones Hammer como Mujeres prehistoricas (1967) y Hace un millón de años (1966).

La hipótesis que plantea esta versión del doctor Jekyll, inspirada libremente en la novela de Robert Louis Stevenson, de pasar de ser hombre a mujer, provoca una situación curiosa, como esa escena en que el doctor saluda a su vecino con demasiada afectuosidad, o el inconsciente impulso del doctor hacia las ropas femeninas, impulsos que surgen de su alter ego femenino oculto tras su fachada de hombre, que desea salir a la superficie y ser la única identidad que sobreviva. Afortunadamente, todo llevado con tal sutilidad que está muy lejos de ser una humorada gráfica y se mantiene dentro del registro esquizoide y perverso de esta versión. Las escenas de los crimenes, lejos de mostrar el gore de la matanza, se queda en lo justo y necesario para producir el impacto.

El doctor Jekyll y su hermana Hyde

Una película de esas que enganchan a la primera que se debe, y mucho, a la interpretación y presencia de la Beswick; a la oscura, sombría y a la vez emotiva banda sonora de David Whitaker; a una buena dirección de Roy Ward Baker; y una recreación con brumas y nieblas de los bajos fondos de Londres, junto a unos excelentes secundarios.

La película añade además otro nuevo giro a la historia del doctor Jekyll, convirtiéndolo esta vez en el famoso Jack el Destripador, y cometiendo los asesinatos de prostitutas que cometió aquel en el famoso barrio de Whitechapel. Se incluye además dos personajes también reales, descritos por Robert Louis Stevenson en su relato Los ladrones de cadáveres, como fueron los ladrones de cadáveres y asesinos Burke y Hare. Todo esto en una película que dista mucha de otras producciones Hammer de esta época, donde a pesar del argumento se advierte cierto margen de cuidado de lo que mostrar, o un pretendido toque de estilo dentro de lo escabroso del tema, consiguiéndolo con primeros planos de los rostros en los crímenes o algunos silencios, como tras el asesinato de una de las prostitutas, en que se nos muestra, en un silencio cargado de nieblas, el primer plano de Ralph Bates mientras corta el cadaver para extraerle las hormonas femeninas, que produce un efecto más psíquico que si viéramos lo que está haciendo. Esta versión del doctor Jekyll queda como una de las más relevantes películas de los estudios Hammer de esa década.

El doctor Jekyll y su hermana Hyde

Director: Roy Ward Baker. Intérpretes: Ralph Bates (Dr. Jekyll), Martine Beswick (Sister Hyde), Gerald Sim (Professor Robertson), Lewis Fiander (Howard), Susan Broderick (Susan). Duración aproximada: 97 minutos