PELÍCULAS


El señor de las bestias 2: La puerta del tiempo (Beastmaster 2: Through the Portal of Time) 1991

Dar (Marc Singer), el señor de las bestias, príncipe sin trono, se ha convertido en un rebelde que lucha contra la tiranía de Arklon (Wings Hauser) pero un día descubre que es su hermano y lo deberá de matar para evitar que domine el mundo. Por otra parte, la bruja Lyranna (Sarah Douglas) le enseña a Arklon una puerta temporal que comunica con el mundo civilizado de Los Angeles en el siglo XX, y le informa de que en ese mundo tienen un arma muy poderosa: la bomba atómica y que podría apoderarse de ella y que sería invencible.

El señor de las bestias 2: La puerta del tiempo

Está también Jackie (Kari Wuhrer) que huyendo de la policía se va a estrellar contra una pared pero resulta que es la puerta temporal que comunica con el mundo bárbaro y se encuentra de pronto en ese mundo rodeado de bárbaros. Arklon y la bruja traspasan la puerta temporal y llegan a LA acompañados de Jackie que mantienen secuestrada para que les lleve a la bomba. Mientras tanto Dar traspasa también la puerta y una vez libre Jackie intentarán evitar que Arklon y la bruja se apoderen de la bomba. Dar tendrá tiempo además de descubrir las novedades del mundo civilizado.

Segunda parte de la inicial 'El señor de las bestias' (1982) que dirigiera Don Coscarelli [Phantasma (1979)] en esta ocasión dirige Sylvio Tabet, en una historia donde supuestamente hay más variedad pero por algún motivo no muy lograda, creo que el problema principal es que están demasiado tiempo en el mundo actual alejándose del mundo bárbaro. Las situaciones son las típicas que pueden suceder de bárbaros en el mundo civilizado, no sobresalen demasiado dentro de esta tipicidad. Las cosas, y esto es otro problema que hace verla como un simple pasatiempo, suceden porque sí: Dar siempre se salva de las situaciones peligrosas y gracias algunas veces a que Jackie lo encuentra por que sí; en el mundo bárbaro todo el mundo habla el mismo idioma, el inglés se sobreentiende, y Arklon hace una cosa tan rara como apuntar con su arma a un depósito de gas para producir fuego, sin tener ni idea de las cosas del mundo civilizado.

Junto al señor de las bestias está también sus animales: por un extraño motivo sigue teniendo dos hurones (en la anterior uno de ellos murió) el tigre ya no es negro (1) y el halcón se ha transformado en águila. Los animales aquí son meramente decorativos no es que hagan demasiado ni siquiera son importantes, más allá de la postal y pose decorativa, no existen las muestras de visiones mentales entre el señor y los animales, y dentro de su papel sólo acompañan al heroe. El trigre está tan domesticado que es imposible que muestre algo de fiereza.

El señor de las bestias 2: La puerta del tiempo

Principalmente junto a Marc Singer que vuelve a ser el señor de las bestias y se pasea por la ciudad de LA como tal, está Wings Hauser, habitual de películas de acción y Sarah Douglas, popular actriz que fue la malvada reina Taramis en 'Conan, el destructor' (1984) y una malvada superhéroe en 'Superman II' (1980). Junto a ellos, Sarah Douglas es la joven Jackie, desde el momento en que sale ya nos muestra su estado de ánimo contento de por vida lo que puede resultar molesto dandole a todo un estúpido aire de comedia frívola, que al final descubrimos que básicamente esta segunda parte es eso.

El equipo que rueda la película es competente y profesional pero creo que hay un problema con la iluminación en el mundo bárbaro donde hay veces que de tan oscura no se ve bien lo que pasa, escenas que iluminan con hoguera y fogatas y que a todas luces deberían de haber puesto más. Hay un personaje secundario, la tia de Dar (resulta que Dar, que parecía huerfano, tiene más familia de lo que pensábamos) que se ha convertido en un monstruo por las prácticas de hechicería. Sale brevemente pero está bien.

Se rodó otra tercera parte, esta vez para televisión, de nuevo protagonizada por Marc Singer, 'El señor de las bestias 3. El ojo de Braxus' (1996). Duración aproximada: 107 minutos.


Nota (1): en realidad el tigre negro de la primera entrega era un tigre normal pintado de negro que se pretendía pasar por pantera negra, pero inequívocamente era un tigre.