HAMMER FILMS


Películas

Frankenstein creó a la mujer (Frankenstein Created Woman) 1967

Una guillotina se destaca en el paisaje. Dos guardias llevan a un hombre sujeto entre ellos. Está borracho. La última borrachera de su vida, porque dentro de poco será ejecutado por asesinato. Cantando, riendo, bromeando, sube a la guillotina. Levanta la vista. Y ve a un chico a lo lejos. Su rostro se contrae, y grita: ¡Hans! ¡Vete de aquí!... ¡Llévense al chico!!... ¡¡Llevenselo!! Hans corre, y desaparece. El hombre ha recuperado la sobriedad como por arte de magia, y recuperando la dignidad, se arrodilla, en espera de la ejecución. Pero Hans no se ha ido. Oculto tras unos matorrales, ve como la guillotina cercena el cuello de su padre.

Frankenstein creó a la mujer

Ha transcurrido el tiempo. Hans ya es adulto, y se encuentra parado en la colina donde aún está instalada la guillotina. El viento es fuerte en las alturas. Y Hans parece seguir oyendo las últimas palabras de su padre. Es como una especie de rito, el ver esa cuchilla despuntando en el horizonte. Luego, se dirige al pueblo, y entra en una casa. Nada más entrar, le reclaman del piso superior, donde hay instalado un laboratorio. El que lo reclama es el doctor Hertz, que le pide que le ayude. Concentrado en el reloj, el doctor, tras llegar el momento propicio, le indica a Hans que abra las dos puertas de madera de la pared. Hans así lo hace, y saca una caja de madera. La abre, y dentro está el barón Frankenstein, congelado, tras realizar en su propia persona un experimento: morir y revivir. Tras reanimarle, empieza a hablar: "Tras una hora, mi cuerpo estuvo muerto. Y aun así mi espiritu permaneció. ¿Pero por qué?¿Dónde estaba? ¿Estaba... estaba atrapado dentro de mí?".

El doctor Hertz y Hans lo miran maravillados. El doctor sin entender nada, y Hans, con una sincera y honesta admiración por el barón.

Como se deciden a celebrar el feliz acontecimiento, le ordenan a Hans que acuda al restaurante del pueblo a comprar champán. Este así lo hace. El dueño del restaurante tiene una hija, Cristina. Hans y ella se han enamorados, aún a pesar de las taras físicas de la chica, a Hans no le importa. Pero a su padre no le hace muy feliz esa relación. Así que se tienen que ver a ocultas. A partir de aquí, comenzarán los problemas, pues hacen su aparición tres jovenes aristócratas, que complicarán gravemente la situación. El barón Frankenstein, tras una serie de acontecimientos, es requerido para que intervenga.

Frankenstein creó a la mujer es la tercera película de Terence Fisher sobre el personaje de Frankenstein para Hammer Films. Es curiosa la definición de los personajes y los roles, y que ya se ve en otras películas de la productora. Los tres aristócratas son presuntuosos, odiosos y sin escrúpulos. El campesino, Hans, leal, cabal, y de corazón noble, sólo que las circunstancias le hacen actuar de determinada manera. Mientras que los aristócratas, se sobreentiende que son así por naturaleza, pues se consideran el centro de poder.

Y sobre la actitud del posadero, padre de Cristina, las burlas sobre su hija no parecen afectarle, pero tras darse cuenta de que los tres aristócratas no tienen dinero para pagar, se niega a servirles más bebidas, con una actitud que no admite discusión. Parece que le mueve más el afecto al dinero que al de su propia hija, a la que ni siquiera defiende.

El barón Frankenstein sigue considerándose una verdadera joya científica. Y si no supiéramos de sus investigaciones, lo calificaríamos de pedante. Pero hasta yo entiendo su agrandado ego. No todos pueden resucitar a un muerto.

Frankenstein creó a la mujer no es de las mejores entregas de Frankenstein realizadas por Terence Fisher, pero una buena oportunidad para ver el último trabajo de la desafortunada Susan Denberg, chica Playboy y actriz que terminó sus días en un Hospital Mental de Viena, con un historial de intento de suicidio. Con solo dos películas en su haber (la otra es An American Dream 1966), se truncó una de las más prometedoras carreras en el mundo cinematográfico.

Frases de Frankenstein creó a la mujer

Barón Frankenstein: "La energía... La fuerza atrapada dentro de la roca está siendo liberada."
Doctor Hertz: "¡Oooh! ¡Es magia!"
Barón Frankenstein: "Sí. Todo lo que no entendemos es magia. Hasta que lo entendemos."
Doctor Hertz: "Para mí es magia todo esto".
Barón Frankenstein dirigiéndose al Doctor Hertz : "¡Gírelo en sentido contrario al reloj! ¡Cuidado con las manos! ¡Bien!"
Doctor Hertz: "¿Bien?".
Barón Frankenstein: "¡Indestructible! ¡Un escudo de materia indestructible! Lo hemos conseguido, Hertz."
Doctor Hertz: "...¿Ah, sí?"

Frankenstein creó a la mujer
Te quiero, Hans
Canción de los tres aristócratas:
Dulce Cristina de hermoso rostro
Bella y llena de gracia
Sola en tu cama de virgen
Seguirás siendo virgen hasta que te mueras
En tus sueños un guapo mozo
Se acerca a tu cama de virgen
Esconde tu rostro, no se lo dejes ver
Un vistazo a ello y él...
Dulce Cristina, no llores
No tardarás en morir
Entonces desde el cielo caerá una estrella
Para el angel más feo de todos
Para el angel más feo de todos...
Frankenstein creó a la mujer
¡Los mataré!

Director: Terence Fisher. Intérpretes: Peter Cushing (Baron Frankenstein), Susan Denberg (Christina), Thorley Walters (Doctor Hertz), Robert Morris (Hans), Duncan Lamont (The Prisoner), Peter Blythe (Anton), Barry Warren (Karl), Derek Fowlds (Johann). Duración aproximada: 86 minutos.