PELÍCULAS


La isla de los hombres peces (L'isola degli uomini pesce) 1979

La isla de los hombres peces Un grupo de náufragos compuestos por el teniente Claude de Ross y un grupo de presos, llegan a una isla después de ser atacados por un animal acuático desconocido. En la isla viven Edmon Rackman, la ley del lugar, con una joven, Amanda, que está con él en contra de su voluntad.

El teniente Claude pregunta a Edmon qué son esas tumbas vacías que ha visto, y los restos de vudú que hay por la zona. La explicación que le da Edmon no le convence. El lugar es inquietante.

El director italiano Sergio Martino dirige esta producción italiana de corte fantástico, en donde unos hombres peces son el centro argumental de la trama. Un argumento muy rebuscado, y donde de golpe y porrazo descubrimos que el motivo de tanto secreto son los tesoros que esconde la ciudad de la Atlántida.

La isla sólo es en realidad el pico más alto del continente perdido de la Atlántida, cuya ciudad está sumergida a metros bajo el agua, y donde viven los hombres peces.

Hay un guiño estupendo a el doctor Frankenstein, cuando vemos como ese biólogo alejado de la realidad (por mucho que al final su hija lo justifique con tanta simpleza) está creando a partir de un ser humano un hombre pez. Ese ser ya medio hombre, medio pez sin terminar de crear está muy logrado. El norteamericano Joseph Cotten es el biólogo encargado de esas investigaciones. Barbara Bach, guapa mujer pero no tanto buena actriz, es su hija, y que se ve obligada a vivir con Edmon Rackman ya que este le amenaza con matar a su padre si ella no cede a sus caprichos.

Particularmente considero estupenda la idea de que unos hombres peces vivan en la Atlántida. La caracterización de estos hombres peces derivan de regular a bien, según el momento en que estén en plano.

El tema del vudú es el que sale peor parado. Porque la idea principal que parecía emerger de todo esto desde el principio es una especie de maldición zombie. Nada de eso. El vudú ni siquiera es necesario, no hay ni un zombie y todo se reduce a profecías de la bruja de turno y aunque una de esas profecías sea especialmente importante, se podía haber prescindido de ella fácilmente, porque su no presencia no afectaría para nada al desarrollo, ya que ocurre se sepa o no. Supongo que existe vudú porque es una isla del caribe poblada por nativos y hay que hacer sonar tambores, y por tanto el vudú debe estar.

Director: Sergio Martino. Intérpretes: Barbara Bach (Amanda Marvin), Claudio Cassinelli (Lt. Claude de Ross), Richard Johnson (Edmond Rackham), Beryl Cunningham (Shakira), Joseph Cotten (Prof. Ernest Marvin). Duración aproximada: 93 minutos.