La campana del infierno (1973)

Juan (Renaud Verley) es un joven que sale del psiquiátrico. Vuelve a su casa donde es recibido por su tía y sus primas.

La campana del infierno

El sevillano Claudio Guerín, documentalista de irregular filmografía, dirige este thriller psicológico de forma correcta, con una buena historia con ritmo y situaciones ingeniosas, en la que fue su última película, ya que falleció en un accidente durante el rodaje, y el director Juan Antonio Bardem se encargó de terminarla. Coproducida con Francia y rodada en La Coruña y Madrid, protagoniza bien Renaud Verley como el joven desequilibrado que además tiene un extraño humor sádico que le hace gastar bromas crueles a los demás. Junto a él, unos de los actores emblemáticos del régimen franquista, Alfredo Mayo, que supo mantener su carrera con películas, algunas más afortunadas que otras, en la transición y la democracia; Maribel Martín, popular actriz del cine español es una de las primas, y Viveca Lindfors [Creepshow (1982)] la anciana tía dueña de la enorme mansión.

Hay unas escenas horribles de un matadero que dan grima, y las situaciones de peligro sobre humanos están conseguidas y son algo ingeniosas. La campana es tan circunstancial que sin duda otro título hubiera sido mejor, pero sabiendo que Claudio Guerín murió al caerse del campanario mientras rodaba esta película, pues da que pensar. Duración aproximada: 106 minutos.