HAMMER FILMS


Películas

La monja poseída (To the Devil a Daughter) 1976

Un sacerdote es excomulgado por herejía. Veinte años después, un hombre le pide al escritor de libros sobre ocultismo, John Verney, que recoja a su hija en el aeropuerto. La hija es una monja adolescente de la Iglesia de Los hijos de nuestro Señor. Esa Iglesia, cuyo lider es el sacerdote excomulgado años atrás, adora a Astaroth.

la-monja-poseida.jpg

Coproducción anglo alemana de Hammer Films y Terra, La monja poseída está rodada entre Inglaterra y Alemania, y tiene el dudoso honor de ser la última película de terror de la productora. Influenciada por las nuevas corrientes del cine de terror originadas a partir de El exorcista (1973) de William Friedkin, La monja poseída intenta, sin éxito, seguir esas corrientes de moda creando su propia historia satánica, con influencias también de La semilla del diablo (1968) de Roman Polanski. No es que fuera nuevo para la Hammer esa base argumental satánica: ahí tenemos La Novia del diablo (1968) de Terence Fisher, la más directamente satánica de la productora, o muchas inclusiones en el guión sobre magia negra o satanismo adornada con ritos y pentagramas satánicos como en El poder de la sangre de Drácula (1969) de Peter Sasdy o Los ritos satánicos de Drácula (1974) de Alan Gibson. Cambia el personaje que se invoca, y las formas, no el fondo de la cuestión.

la-monja-poseida-1.jpg

Pero resulta un poco sorprendente que la Hammer olvidara esos importantes antecedentes de su propia creación, para hacer una película, que aun con la tónica habitual de invocaciones y ritos, es difícil creer que saliera de los estudios, imitando una forma de hacer que desde luego no iba con ella. Obviamente la productora veía que se estaba quedando atrás debido al nuevo estilo de terror que se había impuesto en las salas de cine. Pero hay formas y formas de hacer. Una película mediocre se puede hacer de muchas formas, y una de ellas es como se hizo La monja poseída, que a ratos es directamente mala, y dirigida de forma pésima por Peter Sykes.

En La monja poseída no hay nada que sustente la historia que se quiere mostrar. Está vacía de un contenido firme y sólido. El argumento es una tontería, y aseguraría que igual pasa con el libro de Dennis Wheatley en que se basa. Se juega de forma ridícula y monótona con la idea de no mostrar el misterio hasta bien avanzada la trama para que cause más impresión, que acentúa aun más la sensación de vacío que desprende el film en su totalidad de forma penosa.

la-monja-poseida-2.jpg

Para comprender La monja poseída sólo hay que ver que las escenas escabrosas son las que animan el argumento. Ni misterios ni persecuciones ni demás historias. Porque el fin verdadero de la misma es escandalizar y provocar causando repulsión, lo que consigue con una escena de parto salvaje, un rito orgiástico de Astaroth con un desnudo completo de Christopher Lee, y un muñeco de goma bañado en sangre introduciéndose en el sexo de la hembra (que no es el cuerpo de la adolescente Kinski, aunque se supone que lo es en la película).

La última guinda que adorna el pastel es otro desnudo completo, esta vez de la hija de Klaus Kinski. Indudablemente guapa y atractiva, sin embargo, quiero creer que después de terminar tuvo que tomar clases de interpretación por necesidad.

la-monja-poseida-3.jpg

Del norteamericano Richard Wickmar sólo decir que hace un buen trabajo como solía hacer siempre, pero que conociendo su trayectoria artística simplemente es increíble verlo metido en esto.

La monja poseída fue la puntilla para el cine de terror de la Hammer, que había perdido por completo desde hace años su creatividad y directrices que la hacían reconocible y valorada por el público que, todo hay que decirlo, le había dado la espalda cansado de, precisamente, ese estilo inconfundible que tenía la Hammer que le resultaba muy poco estimulante. Un circulo vicioso del que no había salida, y demasiados cambios para una productora que no podía permitirse arriesgar mucho más. Algunos años después, vendrían sus dos series de terror para la televisión, que ya es otra historia.

DVD

Director: Peter Sykes. Intérpretes: Richard Widmark (John Verney), Christopher Lee (Father Michael Rayner), Honor Blackman (Anna Fountain), Denholm Elliott (Henry Beddows), Michael Goodliffe (George De Grass), Nastassja Kinski (Catherine). Duración aproximada: 95 minutos.