La ventana indiscreta (Rear Window) 1954

Un fotógrafo (James Stewart) está convaleciente en su casa por haberse partido una pierna. Desde una ventana se dedica a mirar a sus vecinos para distraerse. Un día comienza a sospechar que uno de ellos ha matado a su mujer.

Dirigida por Alfred Hitchcock, es una de las obras maestras que este director consiguió hacer, protagonizado por un actor como James Stewart, gran actor clásico del Hollywood más laureado y con motivo, porque había grandes actores por aquella época. Hace un gran trabajo, habitual en él, y una gran dirección del director inglés, sin apenas moverse del mismo sitio, una habitación y la fachada de unos pisos son los protagonistas. A partir de ahí se desencadena un thriller que asombrosamente no aburre en absoluto y tiene más diversión e interés, gracias a unos estupendos diálogos y unos estupendos personajes, que otras donde todo pudiera ocurrir en plena calle o en fastuosos decorados.

Junto a James Stewart, una brillante Grace Kelly, guapa y encantadora, en su papel de novia del fotógrafo. Estupenda actriz, que como es conocido, dejó su carrera para ser la esposa del príncipe Rainiero de Mónaco, y que fallecería, en extrañas circunstancias, en un accidente de tráfico, que por desgracia se podría asemejar a cualquier sórdido thriller real, y se difundió que fue su hija, que no tenía aún el carnet de conducir, la que conducía el automóvil y fue la causante de la muerte de su madre. En fin, las tragedias de la vida superan con mucho la ficción. Raymond Burr, que sería 'Perry Mason' (1957–1966) e 'Ironside' (1967–1975) en las famosas series de televisión, es el vecino sopechoso del crimen.

Ambos, Steward y Kelly, trabajaron más de una vez con Hitchcock: además de esta, James Steward protagonizaría 'El hombre que sabía demasiado' (1956), con Doris Day, en un matrimonio que busca a su hijo desaparecido, raptado por unos espías, que le llevan de Marruecos a Londres, y 'Vértigo. De entre los muertos' (1958) con una enigmática y sombría Kim Novak. Grace Kelly 'Crimen perfecto' (1954), con Kelly víctima de su marido, un pérfido Ray Milland, y 'Atrapa a un ladrón' (1955), junto a un Cary Grant ladrón de guante blanco.

Duración aproximada: 112 minutos.

Blu-ray