HAMMER FILMS


Películas

La víctima perfecta (The Resident) 2011

Juliet es una doctora que trabaja en urgencias y que ha sufrido un desengaño amoroso al descubrir una infidelidad de su novio. Decide mudarse a un nuevo apartamento y pone un anuncio. Recibe una llamada de un casero que alquila un piso y va a verlo. Conoce al casero, un agradable joven llamado Max, que vive con su abuelo. El piso es grande y barato y decide alquilarlo. Se relaciona con Max y comienza una pequeña relación, pero Juliet decide no seguir con ella. A Max parece no importarle. El apartamento, que en un principio parecía cómodo y agradable, comienza a preocuparla porque nota cosas raras.

Segunda película producida por la nueva Hammer Films, que emergió de nuevo en 2008 tras años sin funcionar. Tras el éxito que tuvo el remake de la película sueca Déjame entrar que la compañía hizo en 2010, sobre una niña vampira, se rueda esta segunda, que es un thriller de terror psicológico, protagonizada por Hilary Swank, en cuya carrera se incluye algún trabajo comprendido en el género fantástico como La resurreción del mal (1996) hasta conseguir dos Oscar por dramas sociales como fueron Million Dollar Baby (2004) y Boys Don't Cry (1999). En este caso, se mete en el papel de una doctora que intenta cambiar de vida y comenzar, relatívamente, de cero en otro lugar tras el desengaño amoroso sufrido con su pareja. Cuando conoce a Max se siente atraída por él hasta llegar a más intimidad, pero corta la relación de forma abrupta.

Hilary Swank - La víctima perfecta Jeffrey Dean Morgan - La víctima perfecta

Max, el actor Jeffrey Dean Morgan en una muy buena interpretación, es un joven introvertido y solitario, que vive con su abuelo, el mismísimo Christopher Lee, que en este caso tiene un papel muy secundario pero algo básico para llegar a comprender un poco más al extraño Max y por qué es como es. Aunque Lee desaparece de escena demasiado pronto, su inclusión en cualquier película siempre se agradece.

Max conoce por tanto a Juliet y se siente atraído por ella. En cierto momento Max se sincera con Juliet, confesándole que es un tipo que se relaciona poco o nada con la gente y siempre ha vivido cuidando del patrimonio familiar, a lo que Juliet parece no darle mucha importancia, o quizás sí pero no nos hemos dado cuenta, pero posteriormente al mencionarle Max que por qué tanto interés por él y luego nada, Juliet le responde que las relaciones se intentan porque "es lo que hace la gente". Con estas palabras, básicamente, le ha llamado, sin decírselo, bicho raro.

Cuando vemos ciertos flashbacks comenzamos a comprender cuan peligroso puede ser Max. Jeffrey Dean Morgan le da a su papel toda la afabilidad posible, de carita de niño bueno, de colega enrrollado, pero que sin duda esconde una mente desequilibrada, obsesiva, se centra en Juliet y ya no puede olvidarla. La escena en que mientras Juliet duerme, ayudada por el valium que Max le suministra sin ella saberlo, y le chupa la mano debería ser antológica, o cómo se esconde debajo de la cama para sentirla cerca. Las cosas que le hace una vez ella dormida son prohibidas. Mostrar en acción una mente desequilibrada se puede hacer de muchas formas, aquí afortunadamente se dejan de lado las estridencias, tanto sonoras como verbales y todo transcurre casi como en una balsa de aceite en la que de vez en cuando alguien tira una piedra y produce gotas que salpican. En cierto modo es elegante, la fotografía es buena con grandes panorámicas de Nueva York, los interiores se iluminan de forma notable, pero también hay que decir que quizás tienda más de lo debido a tener a veces cierta apariencia de telefilme, un telefilme de cierto nivel, no es malo serlo, pero sí cuando no se hace con esa intención.

Christopher Lee - La víctima perfecta La víctima perfecta

No obstante, como todo parece medido no hay sitio para mediocridades, se rueda con estilo, y personalidad, si hay que mostrar lo sórdido se muestra, en la banda sonora hay algún acorde que impresiona que es cuando Max camina por esos escondrijos oscuros de sus apartamentos iluminados por luces rojas y llenos de telarañas y suenan unos acordes grandiosos, que impone y avisa de lo peligroso que puede ser Max. Ese laberinto de pasillos en un piso convencional está muy logrado, y da su impronta a lo anormal, a lo torcido, al gesto hosco, a la personalidad quebrada que necesita consuelo, consuelo consiguiendo su deseo obsesivo: los pasillos oscuros y polvorientos son un laberinto sucio y abandonado que reflejan la propia mente sucia y abandonada de Max, que se esconde tras una apariencia de afabilidad, que por momentos, y como un faro que avisa del peligro, se muestra como una afabilidad agresiva y hostil. El resultado final en conjunto es bueno alto, y no voy a hacer la idiotez de compararla con los clásicos de Hammer Films, a menos que sea estrictamente necesario, lo que no es el caso, y seguramente nunca lo sea.

Blu-ray

Director: Antti Jokinen. Intérpretes: Hilary Swank (Dr. Juliet Devereau), Jeffrey Dean Morgan (Max), Lee Pace (Jack), Christopher Lee (August), Aunjanue Ellis (Sydney). Duración aproximada: 91 minutos.