HAMMER FILMS


Películas

Las manos del destripador (Hands of the Ripper) 1971

Versión libre del mito de Jack el Destripador por Hammer Films. En esta versión, la hija del destripador es la que comete los asesinatos tras ser poseída por su padre, ya muerto.

Las manos del destripador comienza con la persecución de Jack el Destripador por las calles de Londres por una multitud de ciudadanos encolerizados. Jack llega a su casa, donde están su mujer y su hija Anna, aún una niña. La mujer de Jack le dice que el destripador ha vuelto a matar, y descubre espantada las manos de su marido llena de sangre. Ella se da cuenta de que su marido es el destripador, y este la mata, mientras la niña lo ve todo.

Con el paso del tiempo, la niña vive con una espiritista falsa, y Anna debe de hacerse pasar por los espíritus oculta tras unas cortinas. En una de las sesiones, el doctor Pritchard, acompañado por su hijo Michael, se da cuenta de lo falso de las sesiones, y descubre a Anna oculta tras las cortinas, aunque no dice nada.

Las manos del destripador Las manos del destripador

Uno de los asistentes a la sesión, un político del Parlamento de Londres, se queda en la casa, y compra a Anna a cambio de una noche de placer. Al entrar en la habitación, ella está asustada. El le regala un medallón, y el brillo que desprende dicho medallón, hace que Anna se quede como catatónica, sin emitir palabra. El político, que sólo desea acostarse con la joven, piensa que le están engañando y grita y zarandea a la muchacha. Los gritos hacen que la dueña de la casa entre en la habitación, y recrimine al político, pero Anna, de pronto, poseída por el espíritu de su padre, coge un atizador de la chimenea. Pero no ataca al político, sino a la mujer que la hospeda.

El doctor Pritchard, que estaba fuera en la calle esperando un coche para ir a su casa, oye unos gritos, y ve salir al político pálido como el marmol. Sube a la habitación de la muchacha, y ve como la dueña está clavada en la puerta con el atizador, mientras que Anna esta sentada en el suelo, como ida.

Más tarde, la policía investiga el caso, y sospecha del político, pero Pritchard dice que no era él el que salió huyendo de la casa. El motivo es que es seguidor del psicoanalisis, y quiere, tras hospedar a Anna en su casa, estudiarla. Por ese motivo, no acusa al político, pues pretende que este averigue el pasado de la muchacha. El político acepta a regañadientes.

Mientras tanto, llega de visita la novia de su hijo Michael, Laura, para preparar los preparativos de su boda. Descubren que el doctor Pritchard ha hospedado a Anna en su casa, tras sacarla de la prisión donde estaba encerrada con multitud de rameras. Le indica a la criada que bañe a la muchacha, y la prepare y le dé ropa nueva y elegante, para convertirla en una señorita. Anna está encantada y agradecida, pues es lo mejor que le ha pasado en la vida. Tras el baño, y preparándose para la fiesta donde ha sido invitada, la criada le coloca un medallón en el cuello. Pero los brillos que emite hacen que vuelva a producir el mismo efecto en Anna: se queda catatónica, y vuelve a ser poseída por el espíritu de su padre, Jack el Destripador, y entonces, coge un cuchillo y ...

Versión libre del mito de Jack el Destripador. En Las manos del destripador Hammer Films, ya en sus últimos tiempos, quiso sacarle partido a esa figura del destripador, esta vez en forma femenina. Lo curioso del asunto es que las víctimas siguen siendo mujeres, ya que el que mata es Jack, tras poseer a su hija.

Para justificar la posesión y el trance en que cae Anna se busca una hipótesis muy rebuscada, poniéndolo en la boca del doctor Pritchard: según él, los destellos de luz, y el beso posterior que es el que en realidad enciende la chispa, son debido a que en el subsconciente de Anna se ha quedado grabada la última vez que vió a su padre, que la cogió en brazos y besó para despedirse de su hija. No sé, pero es una hipótesis (ficticia claro está) muy confusa, y no sé si algún experto en el psicoanálisis pudiera descubrir su veracidad. Pero de todas formas, no le quita alicientes a la película.

Los asesinatos son cometidos con saña, a toda pantalla. Es curiosa la habilidad que posee Anna para acertar en los golpes. Las manos del destripador sigue un argumento muy lógico. Me explico. Como la causa del trance en que cae Anna son los destellos de luz, esto es seguido en toda la película, y se ve muy bien en la parte final, donde están Anna y Laura en la Galería de los Susurros.

Es un final muy conseguido, con una música de fondo que te hace entrar muy de lleno en la historia. Diría que es casi hasta poético. Y donde se descubre que el doctor Pritchard, en realidad, se ha enamorado de la muchacha.

Hay muchas versiones de Jack el Destripador, pero Las manos del destripador se salta las reglas, y resulta ser muy original. Vela.

DVD

Director: Peter Sasdy. Intérpretes: Eric Porter (Dr. John Pritchard), Angharad Rees (Anna), Jane Merrow (Laura), Keith Bell (Michael Pritchard), Derek Godfrey (Dysart), Dora Bryan (Mrs. Golding), Marjorie Rhodes (Mrs. Bryant). Duración aproximada: 85 minutos.