Laurin (1989)

Károly Eperjes en Laurin A principios del siglo XX Laurin es una niña que vive con su padres y su abuela. Una noche, ve por la ventana de su casa a un niño pidiendo ayuda, y ve como un hombre se lo lleva. Al día siguiente, su madre aparece muerta en el río. Su padre es marinero y se va y la deja con su abuela. La vida de Laurin se limita a ir a la escuela y a su casa. Un día llega un profesor nuevo a la escuela.

Coproducción Alemania y Hungría de dispar resultado, tiende más a rollo y a estar mal interpretada por los niños, los cuales la mayoría de las veces actúan de forma preparada y sus posturas y gestos son todos ensayados y se nota, aunque hay ocasiones en que parecen fluir de forma natural en la historia el resultado general es bastante molesto por torpes y la apostura ficticia que adoptan. El trabajo de los adultos no hay mucho que objetar, normalmente actuaciones de caras inexpresivas, dolientes de algún sentimiento, en una historia con algunos detalles interesantes y otros no tantos: no me parece normal ni creible que el profesor se cambie de ropa delante de la madre de uno de sus alumnos, o la extraña simbiosis de compasión y burla que siente este por Laurin. El profesor se va convirtiendo en coprotagonista con Laurin. Interpretado por el húngaro Károly Eperjes se revela como el extraño que raptó y asesinó a ese niño que Laurin vió pidiendo ayuda y el cual su madre también vió antes de morir, un asesino de niños que se puede suponer que ha cometido más asesinatos convirtiéndose en un asesino en serie pero es algo que la película no descubre ni indica.

Como detalles interesantes hay una escena donde el profesor pasa cerca de una pared que se extiende hasta el fondo que recuerda la escena visto con Cesare en 'El gabinete del Dr. Caligari' (1920) de Robert Wiene o en 'Nerven' (1919) de Robert Reinert, que seguramente puede que haya sido influencia para hacerlo en 'Laurin' suposición que no veo desacertada. Otro detalle de interés es la aparición del espíritu de la madre de Laurin a esta una vez muerta que recuerda en un momento, cuando su imagen se refleja en la pared, una aparición mariana con ese manto en la cabeza y la expresión de beatitud con todo el contexto apropiado de un lugar aislado del campo y que la ve una niña. Otro hecho interesante es la analogía de la figura del hombre del saco con ese desconocido que rapta al niño, y las visiones de Laurin en lo que parece un poder paranormal (que si se une a la visión de la madre da para una aparición mariana en toda regla de las que la Iglesia dice amén).

Pero estos detalles interesantes y vistosos visualmente se desaprovechan en el conjunto de la historia por culpa de las torpes actuaciones y un desarrollo anárquico y aburrido que rompe la tensión inicial necesaria que el misterio crea para verla con ganas, lo que no sucede. Por ejemplo las visiones de la niña quedan como anécdotas al igual que la figura del hombre del saco, o las apariciones de la madre. Estos hechos aislados en el conjunto de la historia no ayudan a remontar esta débil historia de asesinatos ni a verla con interés. 'Laurin' fue el debut del director alemán Robert Sigl, que recibió un premio en la gala de los Bavarian Film Awards de 1989, premios muy respetados en Alemania que premian lo mejor del cine bávaro. La carrera de Robert Sigl no ha despuntado nada, normalmente trabaja en el medio televisivo en series del montón. Para la húngara Dóra Szinetár, la niña que interpreta a Laurin, fue su primer papel protagonista y ha hecho una carrera como actriz en los teatros de Budapest.

Director: Robert Sigl. Intérpretes: Dóra Szinetár (Laurin), Brigitte Karner (Flora Andersen), Károly Eperjes (Van Rees), Hédi Temessy (Olga). Duración aproximada: 80 minutos.