PELÍCULAS


La leyenda de la bestia (Legend of the Werewolf) 1975

Un niño (Mark Weavers) es criado por lobos. Años después es encontrado por unos titiriteros que lo exponen como un niño salvaje en una jaula. Cuando se hace hombre (David Rintoul) se transforma en hombre lobo en las noches de luna llena. Una de esas noches mata a uno de los titiriteros y se escapa a París, donde encuentra trabajo en un zoológico. Conoce a Christine (Lynn Dalby), una prostituta. Se enamora y cuando descubre lo que es, enfurecido mata a sus clientes.

La leyenda de la bestia

Un forense (Peter Cushing) estudia los cadáveres y llega a la conclusión de que han sido atacados por un lobo. Entonces deciden que los lobos del zoológico deben morir. Etoile se sigue transformando en hombre lobo las noches de luna llena y sigue matando. La policía no sabe como detener los crímenes que ellos aun creen que los comete un lobo.

La leyenda de la bestia es de Tyburn, productora inglesa con menos brillo y alcance internacional que otras de la época contemporánea a ella más prestigiosas como Amicus y Hammer Films, pero que generalmente conseguía hacer buenas películas de género.

Pocas producciones inglesas se aventuraron por estos años a tocar el tema de la licantropía, entre ellas, Amicus con La bestia debe morir (1974) un thriller policíaco que no mostraba la licantropía con mucha fortuna con un hombre lobo que en realidad era un simple perro.

Anteriormente Hammer Films había retomado el tema tras haberlo explotado la Universal desde los tiempos de El hombre lobo (1941) y el ciclo correspondiente de monstruos, agotando el filón hasta que a finales de los años 50 American International Pictures (AIP) lo situó en el mundo adolescente norteamericano con Yo fui un hombre lobo adolescente (1957) de la mano de Gene Fowler Jr. De un paso gigantesco el licántropo cruzó el oceano para que Hammer hiciera la respetada La maldición del hombre lobo (1961) de Terence Fisher, una más conseguida y a la cual esta de Tyburn debe mucho (1).

Más allá de esta representación cinematográfica de la licantropía, hasta que llegó 1981 con éxitos como Aullidos de Joe Dante y Un hombre lobo americano en Londres de John Landis, la licantropía no fue tratada con mucha asiduidad ni fortuna. Sin embargo, en esta que tratamos, La leyenda de la bestia, dirigida por un asiduo al género llamado Freddie Francis, la licantropía se muestra con gran fiereza, hay abundantes primeros planos del rostro furioso del hombre lobo y de la afilada boca sangrienta. La ambientación de época está muy lograda como era costumbre por aquellos años en el cine británico que conseguia excelentes ambientaciones y retratos costumbristas de la sociedad del siglo XIX, en esta ocasión, de un bulevar de París donde sucede la acción, centrada en el zoológico y el prostíbulo donde trabaja Christine, y la morgue del forense.

Entre el reparto, un excelente, como siempre, Peter Cushing, el forense de la morgue aunque en la película supuestamente digan cirujano judicial, que debe ser lo mismo. Además se dedica a investigar los crímenes, lo que hace que la película tenga un interés añadido a la licantropía al ver actuar a este gran actor. El hombre lobo es un espléndido David Rintoul que muestra gran fiereza y convicción absoluta del personaje que interpreta. Duración aproximada: 85 minutos.

Imágenes La leyenda de la bestia

La leyenda de la bestia La leyenda de la bestia La leyenda de la bestia La leyenda de la bestia La leyenda de la bestia La leyenda de la bestia La leyenda de la bestia La leyenda de la bestia


Nota:

(1) Fuera del mundo anglosajón sería México el país que, con La casa del terror (1960) de Gilberto Martínez Solares y Lon Chaney Jr., el que hiciera una muestra de cine licántropo. Precisamente México recogió la fuerte influencia que ejerció Universal en el cine de terror con producciones inspiradas en los monstruos del estudio norteamericano, tanto en serio como en broma, con películas como El vampiro (1957) o su secuela El ataúd del Vampiro (1958) ambas de Fernando Méndez y protagonizadas por el vampiro Germán Robles, o la disparatada Frankestein el vampiro y compañía (1962) de Benito Alazraki. Años después, a partir de finales de los 60, desde España, sería Paul Naschy el licántropo por excelencia del cine fantástico español, con producciones de alcance internacional.