Noches de Tennessee (Tennessee Nights) 1989

Noches de Tennessee Un abogado inglés, Wolfgang Leighton, está en Tennesse, EE.UU. y se ve implicado en un caso de asesinato mientras decide ir a pescar. Por el camino conoce a una joven de color que le acompañará en el viaje, el cual poco a poco se vuelve más tortuoso y peligroso para Wolfgang hasta un punto en que su vida y su carrera peligra.

Coproducción de Suiza y Alemania Occidental situada en el sur profundo de EE.UU., dirigida por Nicolas Gessner, de carrera irregular que quizás algunas de sus películas más reconocidas sean 'La muchacha del sendero' (1976) protagonizada por una jovencísima Jodie Foster o la de suspense 'Alguien detrás de la puerta' (1971) con Charles Bronson y Anthony Perkins. En esta que nos ocupa, 'Noches de Tennessee', el desarrollo transcurre sin mucha acción, es una road movie lenta y por asi decirlo algo típica, ya que se añade el ingrediente de suspense para que haya tensión, el viajero que se mete en lios.

No es una gran película pero tampoco mala: los paisajes rurales ayudan y los intérpretes también para convencerte de que por lo menos es aceptable. Tanto Julian Sands haciendo de abogado inglés así como su partenaire Stacey Dash que es la joven y rebelde Minnie cumplen sobradamente. Stacey Dash le da mucha sensibilidad a su personaje. Julian Sands es un actor que parece no transmitir mucho pero en cuantas le he visto, entre ellas en una adaptación de Edgar Allan Poe dirigida por el japonés Shimako Sato 'Diario de un vampiro' (1992), está acertado en el papel. Sin duda una de las más famosas en las que intervino fue haciendo de periodista en la dramática película bélica sobre Camboya 'Los gritos del silencio' (1984).

El reparto de secundarios sorprende por los veteranos: entre ellos, Rod Steiger como un implacable juez autoritario y terrible y algo desequilibrado, y los de la oficina del sheriff, Ed Lauter [para recordar la cómica 'Rompehuesos' (1974) con Burt Reynolds en donde unos presos tienen que jugar un partido de rugby contra sus guardianes] o Ned Beatty, famoso gracias a papeles como el lacayo de Lex Luthor en 'Superman' (1978), o su debut sodomizado en 'Deliverance' (1972).

Rod Steiger con su mera presencia abarca ya de por sí tres décadas de cine, en películas importantísimas como la de un detective negro en Misisipi con cierto alegato antiracista 'En el calor de la noche' (1967) o la del hampa de los muelles de Nueva York 'La ley del silencio' (1954), y el spaguetti western de '¡Agachate, maldito!' (1971) dando vida a un granuja simpático que lucha por la revolución mejicana en compañía de James Coburn; o al contrario, en intervenciones extrañas como en 'Revenant: Vampiros modernos' (1998) donde es Van Helsing.

La presencia de estos actores le aportan más importancia y calidad a esta película, que de por sí tiene aspecto de telefilme, parece no conducir a nada ni parece que vaya a ocurrir nada interesante, pero el buen reparto y una historia bien desarrollada con ciertas situaciones como el coche que persigue al abogado (aunque es una idea desaprovechada), la posterior implicación de la joven, el descubrimiento de ciertos detalles importantes para ambos que servirá para solucionar un crimen, o los problemas con los presos de la celda de la comisaría, logran romper algo de cierta monotonía que puede tener pero no lo bastante como para desecharla. Interesante en cierto modo.

Director: Nicolas Gessner. Intérpretes: Julian Sands (Wolfgang Leighton), Stacey Dash (Minnie), Ned Beatty (Charlie Kiefer) Rod Steiger (Judge Prescott). Duración aproximada: 105 minutos.