BELA LUGOSI


Música de Philip Glass para la película Drácula

Review de Allan Kozinn sobre la nueva música de 'Drácula' creada por Philip Glass. Publicado en 'The New York Times' el jueves 28 de Octubre de 1999. Traducida por Hamunter.

'Drácula (1931)' de Tod Browning es visto ahora con un lado más cómico que terrorífico, con los exagerados gestos y poses y frases que todo el mundo recuerda y algunos han parodiado ("Yo nunca bebo..." -pausa- "vino"). (1) Con Bela Lugosi como el conde, es recordado como un horror clásico, eclipsado por la desconfortante experiencia de la película muda 'Nosferatu el vampiro' que le precedía, más sangrienta, más terrorífica, e incluso con más color con las escenas tintadas. (2)

Pero 'Drácula' se realizó en los inicios del cine sonoro, y excepto por las dos overturas de Tchaikovsky y la pieza de Wagner en la escena de la ópera, no hay más música en la película. Preparando una nueva edición de la película, los estudios Universal contrataron a Philip Glass para que creara una nueva banda sonora, y con la nueva edición de video y el CD del señor Glass recientemente lanzado, el filme fue mostrado en la Brooklyn Academy of Music (New Jersey) el martes por la tarde, con el señor Glass y su banda Kronos Quartet acompañando con su nueva música las escenas de la película.

La idea de crear una nueva banda sonora para una vieja película es interesante desde el punto de vista de la interacción de las artes, y hubiera sido más interesante si se le hubiera proveído al señor Glass de un score en el que trabajar, lo cual no sucedió. No obstante, una pregunta ha de hacerse: ¿durante los casi 70 años que ha estado esta película disponible, nadie más del estudio lamentó la ausencia de música en Drácula?.

No está claro. Quizás Browning no pensó en añadirle música o consientemente rechazó la posibilidad, pero el hecho de que él trabajara sin música debió de haber sido clave para su creatividad. Los silencios de la película crean una atmósfera tanto como lo hacen las telarañas del castillo o la niebla en el Sanatorio cuando Drácula aparece.

La música de Philip Glass no permite los elocuentes silencios de la película: su música ocupa 67 minutos de los 75 que tiene el film. Y en la presentación en la Brooklyn Academy of Music, el equilibrio entre la música de Glass y los Kronos Quartet (conducido por Michael Riesman) y los diálogos de la película, no fue lo ideal. La música impedía oir bien muchas veces los dialogos. La unión con las imágenes fue un interesante efecto al comienzo, pero más tarde se convirtió en una distracción.

Sólo hay unas pocas veces en que la música de Glass agrega algo. La música que apoya la llegada de Renfield al castillo tiene algo intuitivo, y el descubrimiento del barco donde viajó Drácula, el Vesta, con todos los marineros muertos, es acompañado por una música misteriosa. Otro momento magnífico es cuando Drácula no aparece reflejado en el espejo. Y cuando Renfield recuerda como Drácula le prometió todas las ratas que él pudiera comer la música de Glass muestra lo que no muestra la película.

A pesar de todo, aunque el proyecto no parece haber inspirado a Philip Glass, incluye algunos momentos magníficos, incluyendo partes de 'Koyaanisqatsi' y 'Mishima', e incluso una reelaboración de 'La bella y la bestia'. Pero aun así, la nueva banda sonora, con la repetición de progresiones rítmicas bloquea constantemente los acordes. Oido en un CD es bastante inofensivo, pero unido a la película hace más daño que bien.

Algunas versiones de DVD tendran la opción para cambiar a la nueva banda sonora u oir la música original.

Notas:

(1) Esa alusión de Allan Kozinn a la comicidad es una de las críticas tradicionales al hablar de Bela Lugosi. Personalmente no veo ningún rasgo de comicidad en los gestos de Lugosi, con alguna excepción, y no es precisamente en 'Drácula'. Es como decir que los actores y actrices del cine mudo actuaban de forma cómica o ridícula debido a las pantominas y de que exagerasen los gestos y las expresiones. En el caso del señor Lugosi, esa "exageración de gestos" provenía del teatro donde había interpretado a Drácula y para la película precisamente se contuvo. Esa alusión es puro subjetivismo como suele suceder cada vez que se menciona. Sin duda esos gestos se han quedado anticuados, y en el peor de los casos pueden ser vistos como ridículos, pero es curioso que sólo se nombre la comicidad cuando se habla de Bela Lugosi, pues no recuerdo ningún caso semejante donde las críticas vayan encaminadas a una cierta forma de actuar de un actor que con motivo se ha alzado como uno de los grandes del cine de terror. Y es curioso también que esos gestos que se suelen criticar hayan perdurado hasta nuestros días como símbolo de tenebrismo. También es curioso cómo Allan Kozinn recuerda implicitamente a lo largo del artículo la cercanía del cine mudo pero se olvida del pequeño detalle de los gestos, totalmente pausibles, además, con una película, 'Drácula', que fue creada siguiendo el ritual y la influencia del aun cercano en el tiempo cine mudo, donde las pantominas eran frecuentes. (Nota del traductor)

(2) No comparto la idea de que ese eclipsamiento que señala Allan Kozinn sea real. Una vez más, es una muestra del subjetivismo del autor. Estoy de acuerdo en que el horror que muestra Nosferatu es totalmente vigente aun hoy día, ya que el tratamiento que se le dió a Drácula de la Universal, un horror sugerido más que mostrado, y un horror que con el tiempo ha desaparecido, consigue menos efecto directo. Pero de ahí a aseverar que ha quedado eclipsado por Nosferatu, media un abismo. (Nota del traductor)


Creado el 29 noviembre, 2010.