PELÍCULAS


El pueblo de los malditos (Village of the Damned) 1995

En una pequeña localidad de EE.UU una mañana los habitantes se desmayan, cuando se despiertan no saben qué ha pasado. Días después todas las mujeres del pueblo están embarazadas y nadie sabe cómo. Los niños que nacen de esos embarazos son muy extraños y también muy inteligentes.

El pueblo de los malditos

John Carpenter dirige esta adaptación de la novela de John Wyndham Los Cuclillos de Midwich, pero también es remake de la película inglesa El pueblo de los malditos (1960) de Wolf Rilla. En esta ocasión, a color y situada en EE.UU. Los efectos especiales no son muy abundantes pero sí básicos para hacer una historia más creíble, y en este caso están muy bien al igual que el desarrollo de la historia. Puede inquietar o no, pero está bien mostrada aunque la fotografía de Gary B. Kibbe, director de fotografía habitual de John Carpenter, es algo plana, que le da un aspecto algo televisivo, cuando no lo es.

En el reparto Christopher Reeve, el inolvidable Superman de Richard Donner, desafortunado actor que terminó parapléjico años después por una caida de caballo, protagoniza bien, acompañado de Linda Kozlowski, que se dio a conocer al lado del que seria su marido, Paul Hogan, en las aventuras de un rudo australiano en Cocodrilo Dundee (1986) de Peter Faiman, y la correspondiente secuela. Kirstie Alley, actriz muy popular en la época, esta vez hace de doctora del gobierno que sabe que algo pasa pero no sabe exactamente el qué.

Mark Hamill, el famoso Luke Skywalker de la guerra de las galaxias, haciendo de sacerdote, completa el variopinto reparto de El pueblo de los malditos, y entre otros, Meredith Salenger, también una cara popular de la pantalla. Duración aproximada: 99 minutos.