PELÍCULAS


La serpiente voladora (Q) 1982

Una serpiente gigante con alas está atacando a las personas en una gran ciudad. Un tal Jimmy Quinn (Michael Moriarty) es un delincuente de poca monta que un día tras cometer un atraco se oculta en el ático de un rascacielos y descubre el nido de la serpiente alada y un huevo gigante. Cuando sus compinches le buscan para que les devuelva el botín del robo, él los lleva al rascacielos y la serpiente los mata.

La serpiente voladora

La policía comienza a pensar que la aparición de la serpiente gigante voladora es debido a un ritual azteca. Quinn es detenido por el atraco y como sabe donde está el nido de la serpiente intentará sacar partido de lo que sabe y hará un trato con la policía.

Dirigida por Larry Cohen, La serpiente voladora bebe de las fuentes de la religión azteca para mostrar una historia basada en la aparición de la sobrenatural serpiente que vuela llamada Quetzalcóatl, que es revivida por un ritual azteca. No deja de ser una producción barata con ingenio que no oculta lo barato, y a la que Larry Cohen intenta en ocasiones darle un toque de realismo cuando los habitantes de la ciudad huyen despavoridos ante las consecuencias que produce la serpiente voladora, marca de la casa de Cohen que a veces queda demasiado falso y de postín, pero otras veces lo asemeja a una película de catástrofes.

Lo barato Larry Cohen lo compensa con atención a los detalles, como cuando la serpiente voladora ataca a una víctima y al llevársela entre sus garras su sangre chorrea, como es lógico, hacia abajo, y cae sobre los habitantes de la ciudad que actúan según su personalidad ante tanta salpicadura.

La serpiente voladora

El reparto es algo coral, David Carradine es el inspector de policía que descubre la conexión entre las víctimas del ritual azteca y la aparición de esa serpiente con alas; Richard Roundtree, rey indiscutible del género blaxploitation con su papel del detective de policía John Shaft, es aquí otro policía y Michael Moriarty es el idiota que descubre el nido. Todos están muy bien en sus papeles pero está claro que es Michael Moriarty (1) como el delincuente Jimmy Quinn, un tipo algo cargante, el que se lleva la mayor parte con su papel, a veces Larry Cohen se centra demasiado tiempo en su persona lo que puede producir cansancio el escucharle tanto. Pienso que pudo ser mejor si tanto la serpiente voladora como los asesinatos rituales hubieran tenido mucho más presencia protagónica del que tienen. La serpiente voladora está creada con stop motion y no desentona demasiado con algo real y sus ataques están bien mostrados. Duración aproximada: 93 minutos.


Nota (1): Michael Moriarty volvería a trabajar en otras producciones de terror de Larry Cohen: en In-natural (1985); en Regreso a Salem's Lot (1987) continuación de la excelente miniserie de televisión dirigida por Tobe Hooper El misterio de Salem's Lot (1979); y en La isla de los vivos (1987) tercera entrega basada en el personaje creado por Larry Cohen que quizás sea su idea más celebrada, el de un bebé asesino, que conforma una trilogía: las dos anteriores entregas fueron Estoy vivo (1974) y Sigue vivo (1978), ambas muy conocidas para los amantes del fantástico más extraño.