Storm Warning (2007)

Una pareja (Robert Taylor, Nadia Farès) que están de turismo pasean en un bote por el mar y llegan a una isla donde se pierden. Desembarcan y ven una granja, entran y descubren que es una plantación ilegal de marihuana. Además la casa está llena de suciedad y porquería. De pronto llegan los que viven ahí, una familia de dos hermanos (David Lyons, Mathew Wilkinson) y su padre (John Brumpton). La pareja descubre con horror que parecen psicópatas, y comienza un terrible juego de supervivencia, en que la pareja vive una pesadilla.

Storm Warning

Desde Australia una psico movie, de nuevo protagonizado por dos turistas en viaje por las "tranquilas" tierras australianas, pues no es la primera vez que en tierras australianas los pobres turistas las pasan canutas, ya sean atacados por animales [tiburones en 'El arrecife' (2010), cocodrilo en 'El territorio de la bestia' (2007)] o por paletos psicópatas de la Australia más profunda ['Woolf Creek' (2005)] como esta que tratamos.

Muy lograda toda la ambientación con esa desvencijada y sucia granja, los personajes, tanto los dos hermanos, que son dos psicópatas dominados por su padre, peor que ellos, y el desarrollo de la historia tiene bastante tensión. Los personajes creo que actuan con crediblidad, sobre todo la pareja, a la fuerza encerrada en esa casa sin posibilidad de escape, no pueden hacer otra cosa que esperar a que pase el chaparrón, no acostumbrados a la violencia, puede que sepan algo de violencia verbal (él es abogado) pero no de violencia física. Dicen que el shock de determinadas situaciones impide reaccionar a las personas. Es un buen reparto que trabaja bien y se cumple su cometido de asquear e impresionar, un cine de torturas, en realidad es eso, convincente y desagradable, por tanto logrado.

Dirige Jamie Blanks, que dirigiera 'Leyenda urbana' (1998) o 'Un San Valentín de muerte' (2001), películas de terror adolescente del estilo cool y fashion semejantes a 'Scream: Vigila quién llama' (1996) de Wes Craven (genio con Freddy Krueger, con Scream no tanto), películas alejadas totalmente del concepto sucio y degradante de Storm Warning, sorprende el cambio de registro de Jamie Blanks y que logre hacerlo bien.

Duración aproximada: 86 minutos.

Blu-ray