Tarzán de los monos

En la serie cinematográfica sobre Tarzán de los monos que comenzó Metro-Goldwyn-Mayer (MGM) basándose en las novelas escritas por Edgar Rice Burroughs, protagonizada por Johnny Weissmüller, la primitiva pantalla azul era una de las constantes de la serie, sobre todo cuando aparecían los animales salvajes y esos giros de los personajes en peligro para evitarlos que son todo un clásico por sí mismo, al igual que las peleas imposibles entre Tarzán y leones, cocodrilos, rinocerontes, etc, y donde siempre resultaba ganador Tarzán. Pero en el caso de que sufriera alguna herida, otra imagen clásica del cine de junglas son los animales ayudando a Tarzán cuando está malherido, que le pasa también. ¡Vive rodeado de animales salvajes que se lo quieren comer! Estos animales eran hipopótamos, rinocerontes, los simpáticos elefantes, que eran los primeros en acudir al grito de Tarzán, los terribles leones y cocodrilos, enemigos acérrimos de Tarzán.

Tarzán y su famoso alarido

Los chimpances más grandes eran extras disfrazados y en toda la serie de Tarzán no se vió nunca un gorila auténtico. Lo contrario de los pequeños chimpancés, a la cabeza la graciosa Cheetah (Chita), que eran todos reales. Cuando las peleas eran con animales verdaderos (amaestrados, lógicamente) Johnny Weissmüller era sustituido por un doble y Weissmüller aparecía en los primeros planos luchando con un animal falso. Los efectos sonoros y los gritos de los animales formaban una increíble coral de sonidos infernales de rugidos y chillidos, a los que se unían en muchas ocasiones los alaridos de personas vivas, normalmente los sufridos nativos, devorados por las fieras salvajes.

El monte Mutier es otra constante en la serie y un lugar yu-yu, de magia negra para los nativos porque creen que en el monte vive una raza de grandes simios con un líder, un gorila blanco, que no es otro que Tarzán, que tiene poder de vida y muerte sobre todas las cosas de la selva. El monte también oculta un cementerio de elefantes con valiosos colmillos de marfil desperdigados entre calaveras de elefantes muertos. Los elefantes, cuando se sienten moribundos, caminan hasta ese lugar para morir allí, convirtiéndolo en un lugar ansiado por ambiciosos y buscadores de tesoros, casi siempre aventureros sin escrúpulos. Pero llegar allí implica otra dificultad, pues el camino que lleva al monte cruza territorio Gaboni, terribles canibales. El cementerio de elefantes y sus valiosos colmillos es básicamente el leit motiv de las tres primeras entregas de la serie.

La selva no es un sitio fácil donde vivir, pero Tarzan se las ingenia bien, usa las lianas de los árboles como su autopista particular y se monta su propio spa en los arboles con bambu y hojas y molinos primitivos que llevan el agua. ¡Incluso tiene un ascensor movido por un elefante!. Tarzán es el salvaje que resulta ser más humano y estar más en sus cabales que esos blancos que llegan de la civilización. Pero también tiene su toque elitista y no se asocia con los nativos, a los que Jane la inglesita de tierno corazón en alguna ocasión llama "salvajes ignorantes".

MGM

Tarzán de los monos (Tarzan the Ape Man) 1932

Una expedición está en Africa buscando un legendario cementerio de elefantes con valiosos colmillos de marfil para vender. En la expedicion está Jane Parker, hija  de uno de los exploradores, que es raptada por un hombre blanco que vive en la selva, Tarzán, y se enamoran. Una verdadera película de aventuras con bastante crueldad: atención a la tribu de enanos salvajes  (sic) que atacan a la expedición y le aporta a la película un toque bizarro increible. 

Se rodó en varias localizaciones de California y Florida: Silver Springs, Florida, una amplia zona de lagos y jardines, sería el sitio habitual en la serie de MGM para las escenas acuáticas (también sirvió para La Mujer y el Monstruo (1954) de Jack Arnold y muchas más películas). En California se rodó en Lake Sherwood; en Iverson Ranch, rancho de Los Angeles, habitual sitio de rodaje de Holywood, como los westerns; en Toluca Lake al norte de Hollywood y en los estudios de la Metro-Goldwyn-Mayer. La unión de todo este conjunto logró dar la impresión de que se había rodado en Africa misma. Johnny Weissmüller y Maureen O'Sullivan formaron una pareja muy creíble. Dirige W.S. Van Dyke.

Tarzán de los monos

Tarzán y su compañera (Tarzan and His Mate) 1934

Jane vive con Tarzán y recibe la visita de Harry Holt que vuelve a Africa de nuevo acompañado de su amigo Martin Arlington con la intención de volver al cementerio de elefantes por el valioso marfil. Pero Martin Arlington se revela como un tipo ambicioso sin escrúpulos que intenta matar a Tarzán para que no le impida apoderarse de los colmillos. Se volvió a usar Silver Springs, Florida, una amplia zona de lagos y jardines para las escenas de natación.

Las escenas acuáticas de Tarzan con Jane, completamente desnuda, causaron polémica. La oficina Hays de censura exigió que se eliminaran de la película. El nuevo código de censura había comenzado a funcionar, y MGM se comprometió a cambiarlas  ofreciendo tres versiones diferentes de las secuencias de natación. No fue hasta 1991 que se encontró la secuencia original con Jane desnuda, se restauró y se incorporó a las ediciones actuales de dvd. Las escenas nadando desnuda las rodó la doble de Maureen O'Sullivan, una nadadora olímpica llamada Josephine McKim. El erotismo de esta entrega también estaba en la poca tela que cubria el cuerpo de Jane, que mostraba más carne que tapaba. Al igual, las mujeres nativas van con el pecho al descubierto. Dirige Richard Thorpe que repetiría en las siguientes.

Tarzán y su compañera

La Fuga de Tarzán (Tarzan Escapes) 1936

Jane recibe la visita de sus primos, que han venido desde Inglaterra porque hay una herencia que quieren cobrar y para ello deben demostrar que Jane sigue viva. Se repiten escenas de Tarzán y su compañera (el ataque de los Gaboni y la lucha de Tarzán con el cocodrilo). En esta tercera entrega Tarzán ya ha aprendido la lección y sabe que las armas de esos hombres blancos son peligrosas y pueden causar mucho daño, y a la menor oportunidad se dedica a destruirlas.

La fuga de Tarzán

Debido a la polémica de la entrega anterior por tanto erotismo, la ropa de Jane en esta ocasión (y no cambiaría ya) es más recatada. En realidad es exageradamente recatada para vivir en una selva tropical con un calor bochornoso y metiéndose en el agua cada dos por tres, para salir con una ropa mojada que la cubre por completo. La  poca ropa que llevaba en Tarzán y su compañera se convierte en un manto casi monástico. Tapando todo lo tapable, también usaba un pantaloncito corto debajo de la tosca piel que la cubría, no vaya a ser que se le viera un poco de carne. Es irreal. Curiosamente el atuendo de Tarzán y de los nativos no cambió en nada, siguieron llevando el básico taparrabos. Tampoco se ve ahora nativas con el pecho descubierto como se veía en la anterior con toda naturalidad, porque, es Africa, no Manhattan.

Se usan tambien imágenes de Tarzán de los monos (cuando Tarzán caza un Ñu y la huida ante un leon).  Richard Thorpe dirige.

Tarzán y su hijo (Tarzan Finds a Son!) 1939

Un avión se estrella en el monte donde vive Tarzán y mueren todos su ocupantes menos un bebe. Cheetah lo encuentra y se lo lleva a Jane. Ella y Tarzán lo cuidarán. Años después llegan unos exploradores que están buscando el avión estrellado y a sus ocupantes. Jane teme perder a su hijo. Entrada en la serie de Boy, el hijo de Tarzán y Jane. No estaba en las novelas de Tarzán de Edgar Rice Burroughs pero el escritor dió su aprobación para su inclusión.  Johnny Sheffield le da vida y ya no abandonaría el papel hasta el final de la serie. Se vuelven a repetir escenas de Tarzán de los monos y Tarzán y su compañera como el ataque del rinoceronte. Richard Thorpe dirige.

Tarzán y su hijo

El Tesoro de Tarzán (Tarzan's Secret Treasure) 1941

La vida en la selva se resume con la frase "Oro no bueno. Tarzán traer cena" porque el oro no se come. Boy quiere ir a la civilización motivado por las historias que cuenta Jane. Conoce a unos exploradores blancos y les dice que tiene oro y que hay más en el río. Los blancos querrán apoderarse del oro a toda costa.

El tesoro de Tarzán

Con el doblaje nuevo al español que tiene la película, es duro oir a un niño nativo con la voz del que dobla al imbécil protagonista de la serie Malcolm. Sale Tom Conway, que es el rufián que engaña a Boy para quedarse con el oro. Conway es conocido por los amantes del cine de terror por su participación en algunas películas que formaban parte del ciclo de terror de RKO como Yo anduve con un un zombie (1943) o La séptima víctima (1943).

El personaje de Jane sigue el camino que ya iniciara en la tercera de la serie: queda constancia de que es un poco plano (sin llegar a los límites de Tarzán) y aun sigue acogiendo con amabilidad a esos blancos que llegan, olvidando al parecer anteriores penurias que pasó por culpa de ellos. Lo que resalta de su caracter viene a ser resignación, un cierto aire de fatalismo y victimismo realmente extraño pero que sin duda debía ser del agrado de la oficina del señor Hays. Vino el taparla y convertirla casi en una monja sin crucifijo, porque en las dos primeras entregas su carácter era muy diferente, cuando aun no estaba vigente el codigo Hays, era más decidida, si hubiera sido tan asustadiza se hubiera ido del lado de Tarzán ya aquella vez. Y al igual que en la cuarta de la serie, la vida de Tarzán se complica más de la cuenta por culpa de las inseguridades de esta mujer que lleva viviendo años en la selva y que aun duda de sí misma y que a estas alturas sigue teniendo miedo incluso de vivir en la selva. La han reconvertido en una simple ama de casa de la jungla. Y ahi se acaba su personalidad.

Aparece el descuartizamiento con dos árboles de Tarzán y su compañera (que junto a Tarzán de los monos se ve que dieron mucho de sí) y por enésima vez la lucha de Tarzán con el cocodrilo gigante. Dirige Richard Thorpe.

Tarzán en Nueva York (Tarzan's New York Adventure) 1942

Aquí la pareja ya se ha dado cuenta ¡por fin! de los problemas que dan esos hombres blancos que aparecen de pronto, y no desean tenerlos cerca. Un avión aterriza en lo alto del monte Mutier para cazar. Uno de ellos, un cazador, al ver la habilidad que tiene Boy con los elefantes piensa que daría mucho dinero exhibirlo en un espectáculo. En el momento en que parece que se lo va a llevar en el avión, aparecen los nativos y les atacan. Acuden Tarzán y Jane para rescatar a Boy pero los nativos les cortan la liana por la que iban, y caen al suelo, desmayados.

Boy no tiene más remedio que subir al avión si no quiere morir a manos de los nativos, y es llevado a Nueva York donde lo ponen a trabajar en un circo. Cuando Tarzán y Jane se dan cuenta de que Boy ha desaparecido, van tras su búsqueda, y llegan a Nueva York, donde Tarzán, además de conocer los beneficios de la civilización, como la ducha de agua fria, también conoce sus riesgos, como la ley. Cheetah en cambio se lo pasa en grande, una de las veces "hablando" por teléfono con el actor de color Marthan Moreland, que hace una breve aparición. Richard Thorpe dirige por última vez.

Tarzán en Nueva York

Tarzán en Nueva York fue la última vez que Maureen O'Sullivan hizo de Jane. Tras haber sido la mujer de Tarzán seis veces, se retiró del mundo del espectáculo para atender a su marido, John Farrow, guionista de La fuga de Tarzán al que conoció durante el rodaje y se casaron. Farrow tenía tifus y O'Sullivan se retiró para cuidar de él y de sus siete hijos (entre ellos la niña Mia Farrow, que sería actriz y protagonizó años despues La semilla del diablo (1968) de Roman Polanski). Maureen O'Sullivan fue siempre la Jane perfecta, a pesar de todo, y otras féminas que salieron en la serie nunca lograron olvidarla. La aventura de Tarzán en MGM también terminó, pues MGM vendió los derechos de Tarzán a Sol Lesser y Johnny Weismuller y Johnny Sheffield firmaron con RKO para hacer más peliculas de Tarzán, en concreto se hicieron seis más con RKO, cuatro de ellas con Brenda Joyce como la nueva Jane en sustitución de Maureen O'Sullivan.

RKO

El Triunfo de Tarzán (Tarzan Triumphs) 1943

Además del cambio de estudios y localizaciones, hay más cambios: no sale Jane y el grito de Tarzán es diferente. La Segunda Guerra Mundial ha estallado. Jane está en Londres y le manda cartas a Tarzán. Durante ese tiempo y como por arte de magia ha surgido una ciudad a los pies del monte Mutier, Palandria, una extraña ciudad que segun dicen lleva años ahí (!) y para estar situada en el Congo, que es donde vive Tarzán, todos son blancos y parece una ciudad árabe o de Oriente próximo más que una ciudad africana. A esta ciudad llegan unos nazis, y Tarzán recoge a otro que se alejó del grupo al saltar en paracaidas y resultó herido.

El triunfo de Tarzán

Los nativos parece que se han volatilizado y no se ve ni uno por los aldrededores. Lejos quedan los tiempos del heroico pasado y los terribles Gaboni. Los nazis están ahí por el petróleo, estaño y minerales que pueden usar para la guerra. La partenaire femenina causal de Tarzán en esta entrega es, por ausencia de una Jane, Zandra (Frances Gifford), joven a todas luces árabe, casi salida de un cuento de las Mil y una noches o de alguna película de fantasía oriental de Hollywood, y que necesita la ayuda de Tarzán.

Aunque Tarzán no se decide a atacar a los nazis porque no le han hecho nada, tendrá que hacerlo cuando se lleven a Boy. Es recurrente esta forma de actuar de una persona que no quiere entrar en guerra con nadie pero se ve forzado a ello en la necesidad de salvar a un ser querido. La historia es emocionante, y tambien está la curiosidad por ver cómo se enfrenta Tarzán a esos nazis con sus ametralladoras, armado solo con un cuchillo y su astucia. Boy se carga a un nazi, Tarzán tambien. Hay una cierta violencia psicológica rara que no existe en el resto de la serie. La música sonante de fondo ahoga las imágenes reduciéndolas a un espacio claustrofóbico. Un momento casi mágico es cuando unos monitos ocultan a los nazis el cuerpo herido de Tarzán cubriéndolo de hojas. El cachondeo viene cuando la mona Cheetah habla por la radio y los alemanes creen que es el ¡Führer!.

Se rodó en el parque de Malibu Creek, lugar con arroyos y pastos de las montañas de Santa Mónica en California. Como curiosidad años después se rodaría en ese valle la serie cómica de televisión sobre un campamento médico en la guerra de Corea, M.A.S.H. (1972-1983). Otras escenas se rodaron en el llamado bosque Sherwood de California, que fue donde se rodó Robin de los bosques (1938).

Tarzán el temerario (Tarzan's Desert Mystery) 1943

La vida de Tarzán es un poco más moderna y cómoda. Las cartas de Jane ya no tiene que ir a buscarlas Tarzán, sino que se la tiran desde un avión en paracaidas (supongo que en agradecimiento por haber derrotado anteriormente a los nazis). Jane está trabajando en un Hospital de los aliados como enfermera porque la Segunda Guerra Mundial continúa. Jane le pide a Tarzán que le mande una medicina de la selva para los soldados que contraen la fiebre, y para ello Tarzán deberá cruzar el desierto que no es otro que el Sahara. Llega a Birherari, un pueblo árabe que surge tras el desierto, lugar de paso hasta el sitio donde está la planta medicinal.

La historia también es, como en la anterior, de Carroll Young que debía tener un cariño especial con Arabia o el norte de Africa, zonas en que parece situarse la acción de sus historias. Escritora que solía hacer historias y guiones situados en junglas y sitios exóticos. También haría los guiones de Tarzán y la sirena (1946) y Tarzán y la mujer leopardo (1948).

Tarzán el temerario

Tarzan lucha, inevitable en estos tiempos de guerra, contra un agente extranjero que pretende enfrentar a las tribus árabes entre sí. La causa aliada tiene un buen aliado en Tarzán que cada vez soporta menos el trato con la gente. Los animales salvajes que salen aquí están agigantados, mostrados mediante la técnica habitual de pantalla azul, dándole a la selva un aspecto casi prehistórico y sale una araña gigante, esta vez artesanal, bastante resultona que le aporta un toque más salvaje y de terror que no le viene mal.

A Tarzán le acompaña Nancy Kelly, simpática como una artista de variedades al servicio de los aliados que tiene un mensaje que entregar al emir. En 1945 saldría en Woman Who Came Back sobre brujas, y años despues fue la madre de una niña psicópata en el thriller La mala semilla (1956) de Mervyn LeRoy.

Sigue sin aparecer ningún nativo negro africano. Los tiempos épicos de la MGM han quedado muy atras. Tanto en esta como en El Triunfo de Tarzán las escenas parecen prisioneras en un contexto mucho más reducido que las de MGM y es irónico que ocurra esto cuando en ellas Tarzán se ve obligado a salir de su mundo natural y ver mas civilización de la cuenta. La utopía de un mundo natural libre de injerencias hostiles se quiebra. Tarzán seguramente tendrá que verselas con más canallas. Otto Kruger, psiquiatra en La hija de Dracula (1936), es el agente de incógnito.

Los exteriores se rodaron en Alabama Hills, un lugar de colinas de California, que forman parte de la cadena montañosa de Sierra Nevada. Era un sitio de rodaje habitual para el cine, como los westerns del director Budd Boetticher y la televisión.

Tarzán y las intrépidas amazonas (Tarzan and the Amazons) (1945)

Tarzán y Boy van a recibir a Jane que vuelve de Inglaterra. Por el camino salvan a una amazona del ataque de una pantera. La joven viene de Palmira, el pueblo de las amazonas más allá de las montañas. Como está herida Tarzán se ofrece a llevarla de nuevo al pueblo. Vuelve a buscar a Jane que regresa acompañada de unos científicos exploradores. Cheetah, que le ha robado el brazalete de oro a la amazona, se lo da a Jane. Esta se cree que es un regalo de bienvenida y se lo enseña a los científicos que se sorprende de que sea oro puro, pero Tarzán sabe que el oro y los blancos suelen dar problemas.

Tarzán y las intrépidas amazonas

En esta entrega bastante entretenida de Tarzán, surge un nuevo pueblo de blancos en lo profundo del Africa negra, Palmira, un pueblo de guapas amazonas que viven en secreto tras las montañas, y guardan mucho oro. Lógicamente, los exploradores se olvidan de la ciencia y van a buscar esa tribu perdida y las posibles riquezas que guardan.

Hay ciertos detalles que merecen señalarse: Tarzán recupera de nuevo su grito original que sigue siendo mejor que el que le pusieron originalmente en RKO. El veterano actor Henry Stephenson repite de nuevo en una aventura de Tarzán (fue un familiar de Boy en Tarzán y su hijo). En esta ocasión, haciendo un papel distinto, es Sir Guy Henderson, el arqueólogo de buenas intenciones que va tras la busqueda de Palmira. Como era habitual en la serie, el que va con buenas intenciones, muere.

Sale también Maria Ouspenskaya, que vimos como la gitana Maleva madre de Bela Lugosi en El hombre lobo (1941), y aquí es la reina de las amazonas y sacerdotisa del culto al dios sol. Y otra cosa a destacar, sale Brenda Joyce como la nueva Jane, aunque su presencia es un poco reducida y no interviene mucho. Dirige Kurt Neumann [La mosca (1958)] que también lo hará en las dos entregas posteriores. La película parece que va a recuperar parte de la épica de MGM cuando la expedición se adentra en la selva esta vez con porteadores nativos africanos, pero es una ilusión que se desvanece. No obstante, es una aventura bastante entretenida y hay buenas dosis de acción también.

Tarzán y la mujer leopardo (Tarzan and the Leopard Woman) (1946)

La familia al completo, Tarzán, Jane, Boy y Cheetah están en el pueblo de Zambesi comprando regalos. Se enteran de que una caravana ha sido atacada por leopardos, pero Tarzán no se cree que hayan sido leopardos. En esta ocasión, Tarzán y su familia se la verán con una tribu de hombres que se disfrazan de leopardos.

Tarzán y la mujer leopardo

La princesa de la tribu es Acquanetta, modelo que descubrió Universal y la llamó "El volcán venezolano" aunque fuera estadounidense. No era buena actriz, y su protagonismo, aunque tiene varias líneas de diálogo, es limitado. Esta entrega destaca precisamente por ella, pero su presencia se suele reducir, al ser también sacerdotisa del culto al Dios leopardo que adora su tribu, a mantenerse en pie en el altar junto a otro de los líderes, un tío bastante resentido con la civilización, que es el que dirige todo el cotarro. El motivo de atacar a las caravanas de mercaderes, es que están expoliando las riquezas de su pueblo.

Es algo caótica. Es costumbre en Hollywood que cuando ponen a un grupo de gentes delante de un idolo pagano bailen y hagan tonterías. Aquí no es la excepción. El pueblo de Zambesi que como mucho, supongo que es bereber, es de esos pueblos del desierto recreados de forma tan típica que tienen encanto.

Tarzán y la cazadora (Tarzan and the Huntress) (1947)

En esta ocasión, Tarzán se las tiene que ver con un grupo de cazadores que quieren cazar animales para llevarlos a los zoológicos. El rey Farrod sólo permite cazar dos animales de cada especie. En la corte su sobrino quiere apoderarse del trono y hace un trato con los cazadores. Cuando comienza la cacería ordena matar al rey y se apodera del trono. Entonces los cazadores pueden apoderarse de todos los animales que quieran, si Tarzán les deja.

Tarzán y la cazadora

Surge un nuevo pueblo, Taranga, otro de esos extraños pueblos con aspecto oriental o de las Mil y una noches situados en lo profundo del Africa negra, liderados por un Rey, que es amigo de Tarzán. Hay mucha acción y la historia está muy bien llevada. Tarzán les hace la vida imposible a esos cazadores a los que no deja en paz para impedirles que sigan cazando. Es peligroso tener a Tarzán de enemigo. El mensaje es claro: los animales deben de ser libres, en la selva, su hogar.

El personaje de Jane se demuestra que es una mera comparsa en el argumento, pues el peso protagonista recae como siempre en Tarzán, Boy, y Cheetah. Por cierto, es la última vez que Johnny Sheffield haría de Boy. Ya era mayor y no podía ser un niño eternamente. Alguna vez habría de buscarle una compañera, supongo que sería una de las dificultades. Una de las mejores cosas de esta entrega es algo que se echaba de menos en el ciclo de la RKO y es tras la llamada de Tarzán la aparición simultánea de los elefantes en lucha con Tarzán contra los canallas. El grito de Tarzán vuelve a ser el nuevo.

Tarzán y la sirena (Tarzan and the Mermaids) (1948)

Una tribu en una isla de Africa se dedica a recolectar perlas del fondo del mar para ofrecerlas a su Dios Balu. El Dios Balu, ser vivo que se mueve, en realidad es un tipo disfrazado, el compinche del sacerdote del culto, que se dedican a asustar a la tribu para quedarse con sus riquezas y darse la gran vida. Un día quieren casar a una joven con Balu pero la joven escapa y Tarzán la encuentra.

Tarzán y la sirena

La única película de la serie de Tarzán que se rodó en México, concretamente en Acapulco, sirvió de adiós a Johnny Weissmüller. El problema es que los paisajes parecen de México, no de Africa, y la tribu son claramente mexicanos, incluso el Dios Balu parece una copia de algún dios Azteca u Olmeca, un rapeado, qué más da. Boy como se mencionó ya no aparece, y en la película lo justifican diciendo que está en Inglaterra estudiando.

Si en Tarzán y la cazadora recuperaban el espíritu aventurero y más salvaje de la serie de Tarzán, aquí no existe. Parece todo un espectáculo para turistas, incluso salen tirándose al mar desde el famoso acantilado que hay en Acapulco, donde se zambullen desde una gran altura. No obstante a pesar de no parecerse a Africa sobra decir que es entretenida. Todas las películas de Tarzán lo son. Mencionar a varios conocidos del cine de terror como el veterano George Zucco que es el sacerdote de la tribu, y dirige Robert Florey [El doble asesinato en la calle Morgue (1932)].

***

Tarzán y la sirena fue la última vez que Johnny Weissmüller hizo de Tarzán.  Firma con Columbia Pictures para interpretar otro personaje, un cazador en la serie Jungle Jim, que constó de trece películas realizadas entre 1948 y 1954 basadas en el cómic creado en 1934 por Alex Raymond. También haría la serie para televisión Jungle Jim de Screen Gems, filial de Columbia, con 26 episodios rodados entre 1955 y 1956. Después de Weissmüller vinieron otros Tarzán (Lex Barker, Gordon Scott...) pero ninguno como lo hizo él, es el Tarzán por antonomasia.

Johnny Sheffield tras dejar la serie de Tarzán comenzó la suya propia en Monogram/Allied Artists haciendo de Bomba, un joven de la selva, en doce películas, siendo la primera Bomba, the Jungle Boy (1949) y la última Lord of the Jungle (1955). Tras ellas dejó el cine y se dedicó a la construcción y a vender inmuebles. Hasta el fin de sus días habló bien de Johnny Weissmüller y lo consideraba un padre. También le tenía un gran cariño a las dos mujeres que fueron su madre en la ficción, Maureen O'Sullivan y Brenda Joyce.

Tarzan y Jane con Cheetah

© 2013. Hamunter.


DVD en packs con toda la serie



El castillo Vogelod