PELÍCULAS


The Man with Nine Lives (1940)

El doctor Mason está probando en una paciente un nuevo sistema que consiste en congelarla para matar las células malignas de su cuerpo. La idea la ha sacado de un manual escrito por el doctor Leon Kravaal, el cual lleva años desaparecido.

The Man with Nine Lives the-man-with-nine-lives-.jpg

A la dirección del hospital no le ha gustado que se dé falsas esperanzas a los enfermos pues el nuevo sistema de congelación no funciona completamente ya que la enfermedad vuelve a surgir pasado un tiempo, y le dice al doctor Mason que se tome unas vacaciones. Entonces, acompañado de su prometida, la enfermera Judith, deciden encontrar al doctor Kravaal, que según parece estaba en una isla de Canadá.

Esta fue una de las películas que Boris Karloff realizó para Columbia centrado en la temática del científico loco. Esa serie de películas basada en la figura de un científico loco constó de cinco producciones. La primera fue 'La horca fatal' (1939) a la que se uniría, ademas de esta que nos ocupa, 'Before I Hang' (1940), 'The Devil Commands' (1941) y 'The Boogie Man Will Get You' (1942). La idea básica era siempre la misma: un científico que por motivos humanitarios crea algún nuevo sistema médico de curación pero es rechazado por la sociedad, lo que le lleva a cometer algún crimen. A veces terminará en la carcel y morirá ejecutado volviendo de la "tumba" para vengarse. Fue la época en que los personajes de Karloff pasaban mucho tiempo en la cárcel y en el más allá.

En 'The Man with Nine Lives' Boris Karloff no pisa ninguna cárcel ni muere para resucitar sino que se queda congelado por accidente junto a unos policías y un médico durante diez años en la isla, hasta que el doctor Mason y su prometida lo encuentran en una habitación de un laboratorio oculto bajo la casa. Cuando Kravaal una vez despierto se sorprende de no haber muerto en tantos años que ha estado congelado (para él ocurrió "ayer tarde"), al hacer memoria recuerda que inhaló los vapores de un compuesto químico creado por él, que en esas proporciones adecuadas le han salvado la vida.

Entonces ese laboratorio oculto en el subsuelo de la casa en ruinas se convierte en el campo de batalla de Kravaal en el que seguirá con sus experimentos esta vez usando como cobayas a los policías y por qué no, a Mason y la enfermera, todo sea por la ciencia.

La acción va mejorando a medida que se llega al desenlace. En su papel, Karloff cumple sobradamente. El leit motiv científico de la película es claramente una especie de criogenia, que con el paso del tiempo se ha convertido en algo muy real. En la criogenización real el paciente debe de morir de verdad antes de "congelarle" en el tiempo. En la película nadie muere sino que se le mantiene en una especie de coma durante un tiempo antes de despertarlo. Precisamente el tema de la muerte es el problema que se encuentra Kravaal ya que nadie le cree cuando dice que aunque esa persona está congelada no ha muerto sino que sigue viva.

Aunque el tratamiento que usa es bastante burdo, ya que la congelación consiste en poner al paciente o bien en una habitación congelada como las del laboratorio, o bajo pesados bloques de hielo, y la reanimación, disfrazada bajo terminos técnicos como 'tratamiento estandar' viene a significar simplemente que al enfermo congelado se le despierta frente a una chimenea y con una taza de café, no resta credibilidad a la película.

Algunas teorías de la criogenia sugieren que la congelación funciona simplemente inyectando alguna sustancia para evitar daños en los órganos internos. En 'The Man with Nine Lives', aunque los congelados siguen vivos, curiosamente se hace una mención de pasada a una especie de suero que se le inyecta a los pacientes y que es lo que permite que no mueran, aunque lo que mejor le funciona a Kravaal es inhalar los vapores del compuesto químico en sus proporciones adecuadas. El desarrollo argumental es bueno y las acciones de los personajes también. Y aquí funciona. Se la conoce también por un título en español, 'La isla de los resucitados'.

A Boris Karloff le acompaña en el reparto Roger Pryor, que trabajaba casi siempre en producciones de crímenes y suspense de serie B, hijo del compositor Arthur Pryor, y que se retiró del cine en 1947 para trabajar como publicista. Con Karloff coincidió en 'La horca fatal', y en la comedia musical de Karl Freund 'El don de la labia' (1934) participó haciendo un cameo, al igual que Boris Karloff y Bela Lugosi que también salían. La actriz Jo Ann Sayers iba para abogada pero se decidió por la interpretación, retirándose pronto de la pantalla.

DVD

Director: Nick Grinde. Intérpretes: Boris Karloff (Dr. Leon Kravaal), Roger Pryor (Dr. Tim Mason), Jo Ann Sayers (Nurse Judith Blair), Stanley Brown (Bob Adams), Hal Taliaferro (Sheriff Ed Stanton). Duración aproximada: 74 minutos.

Imágenes

the-man-with-nine-lives.jpg the-man-with-nine-lives-2.jpg the-man-with-nine-lives-3.jpg the-man-with-nine-lives-5.jpg


Creado el 18 octubre, 2011.