Titán contra Vulcano (Vulcano, figlio di Giove) 1962

Venus, hija de Júpiter, se escapa del Olimpo para ir a la Tierra y ver a Adonis. Júpiter está cansado de las correrías de su hija. Plutón instiga a Júpiter para que castigue a su hija, y Júpiter cree que la mejor forma de que se reforme es casándola, y decide casarla con Vulcano, el Dios del fuego y forjador de armas o con Marte, el Dios de la guerra.

titan-contra-vulcano.jpg titan-contra-vulcano-.jpg

Vulcano y Marte se pelean porque Vulcano no quiere darle a Marte un escudo que tiene en su fragua (que pertenece a Aquiles). Pero Júpiter detiene la pelea y los castiga. A Marte le quita su poderes temporalmente y a Vulcano le impide construir nada (hasta que venga Vulcano, ver abajo). Entonces Marte, junto con Venus, y ayudado por Plutón, su aliado, escapan del Olimpo y bajan a la Tierra, donde se reunen con el rey tracio Milos, con la intención de que Milos les ayude a derrocar a Júpiter. Vulcano también baja a la Tierra pero obligado por Plutón.

En la Tierra, Vulcano aparece inconsciente a orillas del mar. Lo ven unas oceánides que juegan en la orilla. Una de ellas, Etna, está enamorada de él. Cuando Etna y las oceánides llevan a Vulcano por tierra son atacadas por unos monstruos y llevados prisioneros a una caverna, mientras que Marte y Venus ya están en el campamento del rey tracio confensándole sus planes de derrocar a Júpiter. Aunque en principio el rey tracio se muestra reacio a luchar contra el Dios de dioses y humanos, finalmente consiente.

Mientras tanto, Etna y Vulcano y los demás prisioneros siguen en la caverna y quieren escapar. Vulcano sabe que la única forma de hacerlo es informar a Neptuno, el Dios del mar, de la situación. Entonces cojen a otro prisionero, un enano, lo meten en un cesta, y lo tiran al mar. Cuando está ante Neptuno, este ordena a sus hombres que vayan a la gruta y liberen a Vulcano y Etna de las garras de los monstruos. Una vez libres, Vulcano, el enano y Etna buscarán a Marte y Venus.

titan-contra-vulcano-10.jpg titan-contra-vulcano-4.jpg

Un péplum mitológico dirigido por el italiano Emimmo Salvi. Es difícil hacer una review sin miedo a equivocarse cuando a una película como esta al doblarla al español le cambian el nombre al protagonista y seguramente tambien hayan cambiado diálogos. Pasa muchas veces al doblar al español que hay cambios. Porque aquí a Vulcano, un Dios, le cambian el nombre a Maciste, humano, y por tanto parte de los diálogos deben ser diferentes del original italiano. Maciste era un musculoso personaje famoso del péplum y en la época era muy célebre. La distribuidora no se le ocurrió otra cosa que cambiar el nombre al protagonista, Vulcano, para aprovecharse del éxito de las películas de Maciste. Consigue cosas como que la introducción del comienzo no sirva para nada.

Una vez comentado ese punto, que no sería ni la primera ni la última vez que ocurriera esto, 'Titán contra Vulcano' está protagonizada por, claro, Vulcano, dios mitológico de la cultura romana. Para los griegos, al ser la mitología romana un calco de la griega simplemente con los nombres cambiados, era Hefesto, un herrero forjador de las armas de los dioses. El resto de los personajes son también seres mitológicos.

Creo que esta es de esas películas que o bien pueden gustar o bien no gustar en absoluto. A mí me encanta. Incluso la considero muy superior al péplum más serio. Con el péplum serio, entendido sin fantasía, tengo una relación amor-odio, con excepciones como 'Helena de Troya' (1956) de Robert Wise, que me parece una joya y la he visto varias veces, 'Las esclavas de Cartago' (1956) de Guido Brignone me parece una buena reconstrucción de la esclavitud pero está en el filo de lo imposible y algunas más que hay pero no es este el sitio. Lo que ocurre es que casi nunca tengo paciencia para poder ver un péplum completo y si los veo me cuesta verlos de una sentada, necesito varias sesiones. Al final, decido no ver más péplums en mi vida (se que no lo cumpliré). Pero en general los péplum serios me parecen un rollo impresionante, y si hay falta de medios se convierten en mediocridades porque si se ponen en plan serio y reconstruyen ciudades y uniformes de una época, y te sacan cualquier cosa que estaba en el armario de los atrezzos que sirve para todo, se convierte todo en una chapuza. No encuentro ningún sentido en ver una película así por muy bien interpretada que esté, una buena historia echada a perder. Creo que es uno de los motivos también de que me gusten más las de Espada y brujería, porque aparte de los ambientes, que es circunstancial, no todas tienen buenos ambientes, no tienen que imitar nada, es todo imaginacion.

titan-contra-vulcano-6.jpg titan-contra-vulcano-8.jpg

Otro problema del péplum serio es convertir al personaje principal, el protagonista, en un cachas que sólo tiene musculos: Stevee Reeves, el musculoso más famoso del péplum, como Hércules, vale. Stevee Reeves en 'La batalla de Marathón' (1959) de Jacques Tourneur, vale también, pero Stevee Reeves como Rómulo en 'Rómulo y Remo' (1961) pues no; como Eneas en 'La leyenda de Eneas' (1962) tampoco. No es nada en contra de Stevee Reeves, es tan musculoso como otros, pero cuando hay un personaje al que realmente no le hace falta tanto músculo, y es algo sintomático al péplum, meter un tío musculoso, esa falta de rigor me hace olvidar la película y me parece una pérdida de tiempo verla. Sin embargo en un mundo mitológico, la cosa cambia. Tiene sentido ver a Vulcano hecho un cachas, no a un Rómulo.

Una vez dicho esto, y perdón por la perorata, pero estoy convencido de lo que digo, los personajes de 'Titán contra Vulcano' están construidos por la mitología. La película se rodó en Irán, algo impensable hoy en día, y el reparto era de corte internacional, algo habitual en el cine italiano. Protagonizado por el iraní Iloosh Khoshabe, un culturista que como todo culturista es hierático pero no tiene que hacer mucho para hacerlo bien.

Junto a él Gordon Mitchell, norteamericano, en mi opinión, el mejor Dios mitológico visto jamás, con un Plutón sensacional, y Roger Browne, otro norteamericano que hace de Marte. Ambos parecen sacados de una estatua de mármol. No se puede decir que Júpiter esté muy bien recreado, me da la impresión de que está en las últimas, pero el italiano Furio Meniconi asiduo del péplum y spaghetti-westerns lo hace bien como todo el elenco.

En el reparto femenino, Etna, la oceánide que está enamorada de Vulcano, es protagonista de un baile sensual que calentaría incluso a un esquimal del ártico. Es la cubana Bella Cortez, habitual del peplum entre ellos 'Il gigante di Metropolis' (1961) donde también estaba Gordon Mitchell. Junto a Bella Cortez, la diosa del amor, Venus, por una sensual Annie Gorassini, se pasa toda la película en poses provocativas y lujuriosas, por algo es la diosa del amor y se lía con todo hombre que se le acerque, para suplicio de su padre Júpiter. Y por último y no por ello menos importante el enano que se alía con Vulcano es Salvatore Furnari, otro de péplum, y que resulta ser un valioso aliado para Vulcano.

'Titán contra Vulcano' es entetenida, los actores son creíbles, es lo bueno de una película que no tiene necesidad de estrellas, porque hay ideas (esos decorados del Olimpo pueden ser inquietantes) y la naturalidad puede más que el espectaculo deslumbrón y artificial. La banda sonora del italiano Marcello Giombini acompaña muy bien la historia, a veces con momentos sosegados y otros más rítmicos. Es bastante bonita toda la música.

Director: Emimmo Salvi. Intérpretes: Iloosh Khoshabe (Vulcan (como Rod Flash)), Annie Gorassini (Venus), Bella Cortez (Etna), Furio Meniconi (Júpiter), Gordon Mitchell (Pluton), Roger Browne (Marte). Duración aproximada: 80 minutos.

Imágenes

Titán contra Vulcano Titán contra Vulcano titan-contra-vulcano--.jpg titan-contra-vulcano-2.jpg titan-contra-vulcano-3.jpg titan-contra-vulcano-5.jpg titan-contra-vulcano-7.jpg titan-contra-vulcano-9.jpg