PELÍCULAS


Las vampiras (1969)

El luchador Mil Máscaras se enfrenta a unos vampiros. Las vampiras Aura (Marta Romero) y la condesa Alucard (Maura Monti) quieren convertirlo en su amante vampiro. Aura y Alucard ayudada por su grupo de vampiras y sicarios del más allá intentarán atraparlo. Mientras, tienen al conde Branos (John Carradine) encerrado en una jaula para que no las combatan, pero los acontecimientos harán que lo liberen y se una a ellas, pero Branos tiene otros planes, unirse a la condesa Alucard, y derrocar a Aura, y usará a Mil Máscaras para ello.

Las vampiras

Producción mexicana de Luis Enrique Vergara y dirigida por Federico Curiel, es una de las cinco películas que John Carradine hizo en México durante los años 1968 y 1969. Protagonizada por un enmascarado, luchador de lucha libre mexicana llamado Mil Máscaras, es la primera de dos en la que Carradine y el luchador se encontrarían, la siguiente sería 'Enigma de muerte' (1969) también de Federico Curiel, y donde John Carradine era un nazi.

En la que nos ocupa, Carradine es un vampiro destronado que intenta recuperar el poder y volver a ser el Rey de los vampiros. Se encuentra con la viuda de Drácula e intentará convencerla para que le ayude. El verdadero protagonista en cambio es el luchador Mil Máscaras, y que inicia una investigación para descubrir por qué desaparecen amigos suyos y por qué siempre hay murciélagos aldrededor. A Mil Máscaras se le califica de super agente aunque es obvio que hoy en día podría ser llamado superhéroe.

Las vampiras

Respecto a Carradine, tras el Drácula de 'La zíngara y los monstruos' (1944) y 'La mansión de Drácula' (1945) pertenecientes al ciclo de monstruos de Universal y tras 'Billy the Kid versus Dracula' (1966), horror-western de William Beaudine con Carradine-Drácula enfrentándose a Billy el niño, esta mexicana sería la otra ocasión en que Carradine hizo de vampiro. El ambiente tétrico se consigue pero de forma chapucera y todo el tema de los vampiros, vampiras mejor dicho, aunque enfocado de manera seria, está tratado de manera muy burda. Se celebra un ritual satánico de bailes y danzas de las vampiras que es olvidable.

Mil Máscaras

Los mejores momentos de la película, excepto para los fans de Mil Máscaras que lógicamente pelea de vez en cuando, es cuando Carradine, cuyo papel en la película parece que se desaprovechará, adquiere ya avanzada la trama un verdadero protagonismo, incluso con frases y momentos dramáticos, pero que a decir verdad vemos que quedan un poco rimbombantes y algo ridículos en el contexto chapucero de toda la película. Cosas buenas de su personaje es que parece haber alcanzado la madurez que le faltaba respecto a las de Universal en las que no se mostraba los colmillos, aquí en cambio sí. El caracter de este vampiro oscila entre lo cómico y lo trágico, lógicamente la palabra que mejor lo define es tragicómico, con todo su sentido literal.

Las vampiras

Aún así, hay algún detalle interesante de lo paranormal que destaca entre los típicos de murciélagos vampiros, como es que los sicarios de las vampiras sean seres del más allá y se volatilizen una vez muertos, y la aparición espectral de las dos vampiras en la carretera a riesgo de ser atropelladas. Ataudes, guapas ayudantes vampiras y mantos y capas completan el ambiente vampírico que aunque dentro de la cutrez, por lo menos da ambiente. Otra cosa a destacar es que para matar a estas vampiras se le da más relevancia al fuego y las balas de plata que las estacas, lo que desde luego es un punto de vista diferente.

John Carradine

A Mil Máscaras y John Carradine le acompañan Maura Monti y Marta Romero, la viuda de Drácula y Aura, respectívamente, que lucharán entre sí para tener el poder y la mano de Branos. Ambas están en el papel que ya es mérito, pero pienso que hablan demasiado para ser vampiras, hablan y hablan, sobre todo la tal Aura, y terminan cansando. Maura Monti fue la mujer murciélago en 'La mujer murcielago' (1968) de René Cardona, y se las vería con Boris Karloff en otra producción mexicana 'The Incredible Invasion' (1971) de José Luis González de León y Jack Hill. Marta Romero fue la estrella femenina en 'La sombra del murciélago' (1968) otra de luchadores, esta vez con el enmascarado Blue Demond, de estilo parecido a Mil Máscaras.

Estas películas de luchadores mexicanos tienen su miga porque se enfrentan a seres demoníacos y monstruos, pero hay que decir que sólo un público fiel seguidor de estos luchadores y la lucha libre mexicana podría disfrutar verdaderamente con ellas. Mil Máscaras era luchador que nunca usaba la misma máscara dos veces y saldría en otras de monstruos y terrores. Duración aproximada: 90 minutos.