PELÍCULAS


Witchcraft (1988)

John y Mary forman un joven y feliz matrimonio. Han tenido un niño y se van a vivir a casa de la madre del marido. La casa tiene unos 200 años de antiguedad. Mary descubre que hay habitaciones prohibidas donde no la dejan entrar, y comienza a tener pesadillas donde ve a su suegra y a su esposo con unas túnicas negras como haciendo algun rito satánico. La esposa comienza a ver fantasmas, y poco a poco va descubriendo que esa casa no es lo que parecía, y puede ser que su marido tampoco sea lo que ella creía.

Producción del año 1988 que se estrenó directa a video, Witchcraft es conocida también por un título menos sugerente como Mirror of Darkness. Está dirigida por Rob Spera [Leprechaun 5: La maldición (2000); Campamento infernal (2003)]. Roza de forma preocupante el nivel amateur el cual no se desprende en toda la duración. De haber tenido más presupuesto y ser más profesional y por tanto con una mejor forma de mostrar la historia, Witchcraft hubiera sido mucho mejor pues la historia no está mal, una historia de reencarnaciones y brujerías con una esposa inocente en medio de una intriga diabólica (casi al estilo de La semilla del diablo de Polanski) pero era necesario una mejor forma de mostrar las ideas.

Aunque en Witchcraft hay escenas fuertes como el suicidio del sacerdote, o imágenes icónicas del ritual satánico, queda todo muy descafeinado, preparado, puesto para la foto, el nivel amateur es considerable y no ayuda a disfrutar viendo la historia y el misterio que encierra. Un misterio que en verdad es casi inexistente porque cuando vemos dos personas de espaldas en uno de los sangrientos ritos, una es la suegra y el otro un supuesto desconocido el cual parece que nos lo quieren esconder pero que claramente es el marido. Avanzada la historia uno se olvida de quien puede ser quien y lo que interesa en realidad del argumento es saber cómo terminará, y sobre todo saber que clase de interés tienen por ese niño recién nacido.

Ana Topol interpreta bien y es básicamente la protagonista; pero su marido en la película transmite poca credibilidad y además parece el doble de Iker Jiménez en uno de sus habituales momentos vergonzosos en televisión. Y Mary Shelley (sí, como la escritora) es la suegra en una clásica interpretación de persona de la que desconfiar, al estilo de una ama de llaves frígida como en Rebeca (1940) pero sin pasarse y más sangrienta.

El estreno en video no tiene por qué quitarle fuerza ni calidad, pero en este caso sí ocurre. Los ritos de Witchcraft son sosos y a medida que avanza la película uno se olvida de la historia y sólo ve los fallos. Una de las imágenes más impactantes debería ser el suicidio del sacerdote pero no está logrado y sólo muestra un tipo con el típico arnés con el que se cuelgan los actores, pues el gran salto debió de haberle arrancado la cabeza de cuajo, y las imagenes satánicas se quedan en lo meramente visual con unas luces pastel que estropean el ambiente. Quiere ser terrorífica pero se queda en frívola.

Witchcraft es para guardar en la colección pero no mucho más. No obstante, inició una saga de cierto interés que tiene muchas partes y continuaciones, en total unas 13 entregas directas a video.

Director: Rob Spera. Intérpretes: Anat Topol (Grace Churchill), Gary Sloan (John Stocton), Mary Shelley (Elizabeth Stocton), Deborah Scott (Linda), Alexander Kirkwood (Priest). Duración aproximada: 95 minutos.

Creado el 19 octubre, 2013.